"Santi es un político que lee. Y eso no es tan habitual"

EL PERIÓDICO DE CATALUNYA sigue al cabeza de lista de CiU en Girona, el alcalde de Figueres Santi Vila, antes y durante el mitin de CiU en la Mar Bella

Vídeo de un acto electoral de CiU visto a partir de los ojos del candidato de Girona, el alcalde de Figueres Santi Vila. / ELOI AYMERICH / JOAN SALICRÚ

Se lee en minutos
JOAN SALICRÚ / ELOI AYMERICH / Barcelona

Me gusta porque es un político que lee, con una gran vertiente cultural.Y eso no es tan habitual. Además es natural, irónico, elegante y un animal político”. De esta forma un tanto sorprendente se refiere Ricard Planas, una de las dos personas que le acompañan en el día a día, aSanti Vila,alcalde de Figueres y cabeza de lista de CiU en Girona.

Hoyes el domingo del ecuador de la campaña y toca elmitin centralde los nacionalistas en elpabellón de la Mar Bella de Barcelona. De manera que el día empieza bien temprano en Figueres, a las 9 de la mañana, cuando sale en el coche, un Alfa Romeo, conducido porEduard Costey, la otra persona que estos días acompaña Vila a todos lados.

Una vez recogidoRicard Planas en Girona, el trio revisa lo que lleva la prensa, como es rutina habitual de los equipos de campaña. No se puede fijar el mensaje propio sin saber qué dicen los otros actores. Y, a banda de repasar como han ido los nueve primeros días de campaña, el equipo también empieza a perfilar la intervención que hará Santi Vila en el mitin.

Su cometido es pequeño en minutaje, pero muy relevante simbólicamente: hablará en representación delrecambio generacional de CiU, una renovación que es la que tiene que permitir a Artur Mas -entre otras muchas cosas- llevar a cabo el cambio estratégico del proyecto de CiU hacia el derecho a decidir y la plena soberanía.

Un recambio generacional del cual Vila no es el único exponente, ni mucho menos. En realidad, los cabezas de lista de CiU de todas las demarcaciones catalanas excepto Barcelona son jóvenes de menos de cuarenta años. Así, el alcalde de Valls,Albert Batet, encabeza la lista por Tarragonay Albert Batalla, primer edil deLa Seu d'Urgell, la deLleida. Vila tiene 39 años pero sus compañeros son aún más jóvenes: tienen 35 -Batalla- y 33 -Batet-.

Vila no es de los que deja que le escriban el discurso -en este caso tampoco hará falta porque la intervención es corta- sino que cuando los lee quiere reconocerse a sí mismo detrás de las palabras: “Una cosa es que los asesores te ayuden en la armadura del discurso, peroel nervio tiene que estar escrito por quien lo lea”, comenta antes de entrar en el recinto.

Una vez llegado allí, se encuentra con su novio, Rafa, que es cocinero en Barcelona, y también saluda a mucha gente, como la galerista Laura Cendrós o el alcalde de Girona, el convergenteCarles Puigdemont.

En seguida se traslada al 'backstage', donde el manual de campaña exige pasar el rato previo al acto, en aras a conseguir la máxima concentración. Aunque lo que se verá dentro de pocos minutos es también un show, hablamos de un show muy serio, dondeArtur Mas dirá cosas tan fuertescomo que él espera serel último presidente catalán "a quien España pueda destruir".

Allí, Santi Vila se encuentra con los mencionados Albert Batet y Albert Batalla con quien, además de discurso generacional, comparte discurso territorial. Esta es una constante del discurso de Vila: “Hay que hacer entender en Barcelona que más allá de la ciudad hay vida inteligente”.

Los tres aprovechan el momento para sondearse mutuamente respecto el avance de la campaña. “En esta ocasión me encuentro mucha gente de fuera el partido que me lo dice, que está entendiendo el mensaje; en esta ocasión hay que votaros”, cuenta Batalla. “No había habido nunca tanta gente en los mítines de Reus y de Tortosa como en esta ocasión”, relata Albert Batet. “Veremos -dice Santi Vila, precavido-. La suerte está prácticamente echada”, en relación a la semana de campaña que ha pasado y a la que queda por llegar.

En el 'backstage' el tono ambiental va por zonas. Así, recostados en una pared, el president Pujol habla con Quico Homs con cierta gravedad, mientras en otra sala muy próxima se oye la esposa del expresident, Marta Ferrussola, con su habitual jovialidad, comentando la jugada con el actor Joan Pera que, guión en mano, hoy ofrecerá su apoyo a la federación en otro gesto de gran valor simbólico.

Hecho el calentamiento, Vila sale junto con Batet y Batalla y los tres se sientan en las sillas reservadas a tal efecto, que estarán a la izquierda de las personas que subirán al estrado.  

Cuando llega su turno, justo antes de qué hable el president Mas, Vila demuestraporqué su personaje está calando fuertemente en el mundo de CiU: en un corto pero potente discurso habla de “esperanza razonada” y se refiere más a sus dos compañeros que a sí mismo; queda claro quees una persona de valores fuertes y que no busca protagonismo estúpido. Las 5.000 personas que llenan el mitin de CiU ¿aunque tampoco desbordan previsiones- le aplauden a rabiar.

UN EQUIPO A SUS ESPALDAS

Santi Vila cuenta en esta campaña con un potente equipo de trabajo. En los desplazamientos le acompañan dos personas de su total confianza: uno es amigo suyo desde hace 35 años,Eduard Costey, que hace funciones de jefe de protocolo y actúa de conductor, además de revisar temas de contenido y estrategia de campaña, y el otro es Ricard Planas, que supervisa los contenidos, la estrategia en redes sociales e intenta cuadrar al máximo las agendas para optimizar tiempo.

Desde Girona, además, trabaja un complejo y experimentado equipo: el jefe de campaña, Pere Vila; quien supervisa la agenda, Carina Muñoz, y Montse Vilosa y Cristina Trias, que dan apoyo en la tarea de atender a los medios y las redes sociales. Un equipo que se reúne en la sede de CDC de Girona y otras veces, dado que no todos sus integrantes viven en Figueres,via Skype, Whatsapp o a base de centenares de correos electrónicos. Así es la política moderna.

“En una de las cosas en qué estamos centrados durante esta campaña es en activar las redes sociales y explicar a través de las redes sociales y el 'Dietari per la llibertat' que es lo que hace el candidato cada día, que ve y las reflexiones que hace”, cuenta Ricard Planas. En Twitter, esto se traduce en 10 o 20 tweets diarios.

Noticias relacionadas

No se sabe a ciencia cierta la capacidad de generar votos que tienen los tweets, pero de momento sí que se puede afirmar que el aura que desprende Santi Vila en la corta distancia le puede reparar muy buenos resultados en las elecciones del 25 de noviembre.