Interior manda una carta a todos los Mossos para que cierren filas ante los ataques de 'El Mundo'

La misiva insta a los agentes a "estar orgullosos del uniforme que llevan"

1
Se lee en minutos
ANTONIO BAQUERO / BARCELONA

Al margen de la polémica política, los Mossos d'Esquadra como institución consideran que el artículo publicado este lunes por el diario 'El Mundo' forma parte de una campaña orquestada de ataques que buscan dañar la imagen de una de las pocas "estructuras de Estado" (en palabras del 'conseller' Felip Puig) que tiene Catalunya.

Ante eso, la Dirección General de la Policía ha optado por la estrategia de movilizar emocionalmente a los miembros del cuerpo, para que no les afecten esas acusaciones. Para ello, ha enviado una carta a todos los agentes de los Mossos en que señala que "las falsedades y calumnias que se difunden contra los Mossos tienen como finalidad destruir el prestigio de la policía de Catalunya y erosionar los fundamentos de una de las principales instituciones de que dispone el país".

Noticias relacionadas

En la misiva, la dirección política de los Mossos plantea sin ambajes la existencia de un complot contra el cuerpo. "Esta evidencia y la concurrencia de intereses contra los Mossos hacen que la Dirección General de la Policía haga un llamamiento a todos los miembros del cuerpo a estar orgullosos del uniforme que llevan, a mantener la profesionalidad demostrada hasta ahora y a actuar con pleno respeto al ordenamiento jurídico y a las autoridades judiciales". Según el comunicado, manteniendo esa actitud de "cohesión interna" se conseguirá que "cualquier ataque contra el cuerpo sea en vano y que ponga en evidencia a sus autores", contra los que se emprenderán acciones legales.

Fuentes de la policía de la Generalitat han señalado que el artículo se enmarca en la misma estrategia que las acusaciones de la delegada del Gobierno, María de los Llanos de Luna, que reprochó a los Mossos no protejer la Jefatura de la Policía Nacional en Vía Laietana la jornada de huelga general; que determinadas actuaciones judiciales que han dañado la imagen del cuerpo insinuando que se destruían pruebas; o el intento de colocar en determinadas poblaciones a la Policía Nacional realizando labores de seguridad ciudadana, competencia que corresponde a los Mossos.