DEBATE EN EL CONGRESO SOBRE EL ÚLTIMO CONSEJO EUROPEO

El Gobierno descarta tener que solicitar el rescate este año

La Moncloa dice que la prima de riesgo está estabilizada y no queda casi deuda por emitir

Rubalcaba pide que se pacte la posición de España antes de la cumbre de diciembre

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sube a la tribuna del Congreso, ayer, en un momento del pleno que se celebró en la Cámara baja.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sube a la tribuna del Congreso, ayer, en un momento del pleno que se celebró en la Cámara baja. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

PILAR SANTOS / PATRICIA MARTÍN
MADRID

Mariano Rajoy se sumó ayer al optimismo de algunos miembros de su Gobierno y dijo que ve «cosas positivas» en el panorama económico español y que «el euro ya no está en tela de juicio». Quizá por estos motivos, el jefe del Ejecutivo volvió a insistir en que no considera imprescindible pedir de manera inmediata el rescate de la economía española. Aunque, sin taquígrafos, el Gobierno es capaz de concretar algo más: descarta tener que solicitarlo antes de que acabe este año.

El Congreso debatió ayer las conclusiones del último Consejo Europeo, pero la sesión, como es habitual, viró hacia la actualidad española y el rescate volvió a ser el centro de la discusión. El presidente no citó la posibilidad de tener que solicitar la ayuda financiera a los socios europeos, pero todos los portavoces del resto de grupos parlamentarios le preguntaron por esa posibilidad.

COMO UN EQUILIBRISTA / El jefe del Ejecutivo volvió a moverse en un discurso voluntariamente turbio para no cerrar la puerta al rescate, ante el temor de convertirse en la diana de los especuladores y, a la vez, intentar convencer a los mercados y a los socios de que España es solvente.

«La decisión más difícil a veces es no tomar ninguna decisión», aseguró el jefe del Ejecutivo. «De la misma manera que pedimos el préstamo para las entidades financieras, si yo creo que es necesario para los intereses generales, también lo haré y lo explicaré en el Congreso», apuntó en otro momento del debate.

LOS ARGUMENTOS / Mientras, en los pasillos de la Cámara baja, un portavoz del Ejecutivo concretaba algo más los argumentos de por qué Rajoy prevé que no necesitará pedir la ayuda financiera en los próximos dos meses. Esta fuente destacó que el Tesoro español ya ha emitido casi toda la deuda comprometida para el 2012 y que, además, lo ha hecho a un interés razonable puesto que la prima de riesgo, desde que el Banco Central Europeo (BCE) dio su visto bueno al mecanismo de ayuda, se ha estabilizado (sobre los 400 puntos). «El rescate es para cuando un país está fuera del mercado y ahora no lo estamos», subrayó el portavoz. También destacó que el año próximo el déficit público estará más controlado y los bancos, «saneados».

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, reprochó a Rajoy su «autosatisfacción» pese a la grave situación económica y social y le pidió que acuerde con los grupos la posición que llevará al Consejo Europeo de diciembre, en el que se avanzará en los mimbres de la unión bancaria y fiscal. Antes del verano, ambos dirigentes acordaron coordinarse en política europea, algo que no se ha cumplido hasta ahora.

El dirigente socialista le instó a que, si pide el rescate, haga «valer los sacrificios» de los españoles para que el BCE intervenga sin imponer más condiciones. «Su actuación no es para rescatar a España, sino al euro», añadió.

Te puede interesar

DESAHUCIOS / Rubalcaba también le reclamó que tenga en cuenta la propuesta del PSOE sobre los desahucios, y el presidente se comprometió a estar «atento» y no descartó la posibilidad de adoptar nuevas medidas.

CiU, ERC, BNG y Amaiur criticaron al Ejecutivo por rescatar a los bancos y no a las personas, mientras que el PNV advirtió a Rajoy de que será el responsable si se equivoca demorando la petición de rescate.