DÍA DE LA HISPANIDAD EN BARCELONA

Un ultra intenta quemar una 'estelada' en la plaza de Catalunya y acaba golpeado por "separatista"

Un exaltado es reducido por el servicio de orden del acto del 12-O para evitar una provocación, pero otros manifestantes se le echan encima al confundirlo con un independentista

2
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / Barcelona

La manifestación a favor de la unidad de España de la plaza de Catalunya transcurría en un ambiente muy distinto del propio de las manifestaciones de cada año por estas fechas, y sin ultras a la vista. Banderas españolas y catalanas al 50%. Ambiente de fin de semana, a medio camino entre una Jornada de la Juventud con autocares venidos de Sant Cugat, la celebración de una victoria de 'La Roja' y un encuentro de casas regionales.

La cosa se ha complicado por un momento. Aunque lo que podría haber sido un enfrentamiento tenso ha acabado convertido en una sainete.

Ya con la concentración disuelta, un exaltado ha subido al escenario, gritando, con el brazo extendido. Podría ser tanto un saludo ultra como los cuatro dedos extendidos en forma de las cuatro barras. En las manos, según los miembros de la organización que se han abalanzado inmediatamente sobre él para atajar lo que podría ser una escena conflictiva, una 'estelada' y un mechero para quemarla , que le han retirado de las manos.

Pero la 'melée' que se ha montado en torno a este personaje el escenario se veía de una forma distinta desde las segundas filas. Y unos cuantos de los concentrados han subido a por él para golpearlo confundiéndolo con un independentista. Quienes lo estaban placando han pasado a protegerlo de los golpes, hasta que ha sido retirado en volandas por lo que podrían ser varios Mossos de paisano con pinganillo en la oreja y esposas escondidas debajo de la camiseta.

Noticias relacionadas

Durante el momento de mayor tensión, mientras unos le golpeaban con gritos como "Viva España" y otros intentaban calmar los ánimos --"parad, esto es lo que quieren que sea vea en la tele, es una provocación"-- el individuo intentaba aclarar la situación, aplastado en medio de una 'melée', rodeado de brazos que lo agarraban. Tras un saludo con el brazo en alto, esta vez inequívoco, ha gritado "soy de los vuestros". Ha agarrado una bandera española con la cual le acababan de pegar un golpe de asta y ha gritado. "Esta es la única bandera, la española".

No le ha servido de mucho. Mientras se lo llevaban de la plaza, unos le gritaban "provocador" y otros se lamentaban: "Ya tienen la imagen que querían", en alusión a los camarógrafos presentes. Pero aún había quien le seguía acusando a gritos de "separatista hijo de puta".