Ir a contenido

DEBATE EN EL CONGRESO

PP y PSOE se oponen a que la Generalitat pueda convocar sus propios referendos

Los socialistas arguyen que un referendo debe ampararse en "el pacto y la ley"

JUAN RUIZ SIERRA / Madrid

El Congreso de los Diputados ha rechazado este martes, con 276 votos en contra de PP, PSOE (incluido el PSC) y UPD, la propuesta de ERC para traspasar a Catalunya las competencias que le permitan convocar un referendo. A favor han votado 42 diputados pertenecientes a CiU, la Izquierda Plural, el PNV, y Amaiur, ERC, Compromís, BNG y Nafarroa Bai del Grupo Mixto.

El diputado del PSOE Ramón Jaúregui ha defendido el 'no' de los socialistas con el argumento de que "una consulta decisoria" no es el camino a seguir, aunque ha reconocido que no se puede cuestionar la voluntad democrática. Por ello, el parlamentario socialista ha abierto la puerta a algún tipo de referendo siempre que sea pactado y en base a la ley.

Durante su intervención, el portavoz de Esquerra, Alfred Bosch, ha repetido que lo que quiere su formación es que los catalanes voten, que el ejercicio de este derecho no puede ser ilegal y que ERC no renunciará nunca a la vía bilateral, dialogante y pacífica para lograr que esa consulta sea una realidad: "Veni, vidi, vota", ha apuntado. A su juicio, las amenazas con las que el Gobierno responde a la posible convocatoria de un referendo son un síntoma de debilidad: "Usarán su mayoría conseguida en las urnas para impedir que la gente vote, incluso los que están en contra de la independencia", afirmó Bosch. 

"Un disparate jurídico"

Cuando presentó en el Congreso la proposición no de ley para que la Generalitat pueda convocar sus propios referendos vinculantes, Bosch dijo que una de las “derivadas interesantes” de la iniciativa sería ver qué votaban los partidos catalanes. La proposición se discute este martes en el pleno vespertino, y ha sido rechazada por una amplísima mayoría, pero por el camino ha logrado poner en aprietos al PSC. Finalmente, como tantas veces, los socialistas catalanes han secundado la posición del PSOE y han votado 'no' a la iniciciativa por considerarla un "disparate jurídico".

En la reunión del grupo socialista del pasado lunes, se decidió el voto en contra, y según fuentes de este órgano, no hubo apenas debate. Sin embargo, los socialistas catalanes temen las consecuencias que esta posición tendrá en la campaña para las autonómicas del 25 de noviembre. Esta mañana aún mantenían la discusión interna, y ni siquiera se descartaba que algunos de ellos acabaran rompiendo la disciplina de voto y apoyando la iniciativa. Pero fuentes del PSC descartaron esta posibilidad y los diputados catalanes se sumaron a los del PSOE en contra del texto. "Nadie se  va a mover. Apostamos por un referendo legal y por el rigor frente a la frivolidad de ERC, que no tiene ninguna legitimidad para plantear esto en nombre de Catalunya con un Parlament disuelto y un Govern en funciones", explicaron fuentes de los socialistas catalanes.

Propósito claro

"El Congreso de los Diputados insta al Gobierno español a transferir, en el plazo máximo de seis meses, a través del artículo 150.2 de la Constitución Española, a la Generalitat de Catalunya las facultades de ejecución de la legislación del Estado para la autorización de la convocatoria de consultas populares por vía de referendo para que disponga de la facultad de someter las decisiones políticas de trascendencia especial al referendo de la ciudadanía de Cataluña”, reza la proposición no de ley, que fue adelantada por EL PERIÓDICO hace unas semanas. Los republicanos la presentaron al calor de la multitudinaria Diada, y aunque no habla en ningún momento de referendo sobre la independencia, su propósito está claro. 

La portavoz socialista en la Cámara baja, Soraya Rodríguez, se ha enfrentado este mediodía, durante su rueda de prensa, a numerosas preguntas sobre esta cuestión. “Votaremos en contra. La iniciativa hace referencia a los referendos, y la Constitución española contempla que esta competencia es exclusiva del Estado. No cabe desde el punto de vista jurídico”, ha dicho.

Argumento formal

El suyo ha sido un argumento de tipo formal, pero cuando se le ha preguntado a Rodríguez si está de acuerdo con el contenido de la proposición, es decir si los socialistas estarían dispuestos a hacer los cambios constitucionales pertinentes para que las comunidades, y en especial Catalunya, pudieran ganar esta competencia, ha contestado: “Es imposible pronunciarse ahora sobre eso”.

La posición del PP estaba clara de antemano: rechazo total a las pretensiones de los republicanos. Pero no la del grupo Izquierda Plural: el ecosocialista Joan Coscubiela defendía la proposición, mientras que José Luis Centella, de IU, decía por la mañana que todavía no habían decidido el sentido de su voto, que finalmente ha votado la petición de los republicanos, así como la de CiU.