CONSELL NACIONAL DE CDC

Mas dice que el proceso soberanista tendrá que avalarlo una amplia mayoría social

El 'president' apuesta por afrontar la consulta con "pulcritud democrática" y con "espíritu pacífico y constructivo"

Las listas de CiU para el 25-N se aprobarán el próximo día 14 en el Consejo Nacional de la federación nacionalista

Artur Mas, durante su intervención en el Consell nacional de CDC. JOAN CORTADELLAS

Artur Mas, durante su intervención en el Consell nacional de CDC. JOAN CORTADELLAS

2
Se lee en minutos
PILAR GARCÍA / Bellaterra

Elpresidentede laGeneralitat,Artur Mas, ha fijado como condición para tirar adelante elproceso soberanista que este cuente con unaamplia mayoría social. "Lo tiene que querer elgruesode lapoblación", ha asegurado durante su intervención en elConsell Nacional deCDC, este sábado al mediodía en Bellaterra (Vallès Occidental).

Mas, ovacionado por su partido al grito de 'president', ha insistido en varias ocasiones en que un proceso de tal "complejidad" y "ambición" como la consulta sobre el derecho a la autodeterminación que el Parlament aprobó impulsar el pasado jueves debe estar "apoyado por mayoríasindiscutibles". "No vale ganar por un 51%", ha apuntado, para añadir que su pretensión con lareivindicación soberanista no es, en ningún lugar, "llevar al país a unadivisión interna". Según ha dicho, "cuanto más rápido" se consiga "mejor", pero "no pasa nada si se retrasa un año".

Además del reconocimiento de laidentidadcatalana para "continuar siendo lo que somos", ha subrayado, el lider convergente ha recordado, ante más de 500 consellers nacionales, que el proceso arranca para conseguir "vivir mejor". Así, ha apuntado que, "quien no se identifique" con el primer concepto, puede hacerlo con el que persigue mantener el bienestar.

El 'president' se ha referido alanticipode laselecciones autonómicas, que anunció el pasado martes en el debate de política general, al reconocer que la "rapidísima" campaña hará que tengan que trabajar "más deprisa" pero también conseguirán así "marear menos" a los ciudadanos. "Si en un momento hace falta jugársela, nos la jugamos", ha subrayado.

"Capacidad de resistencia"

Según el jefe del Govern, uno de sus objetivos cruciales si sale reelegido es contribuir a la "reactivación económica" porque el hecho de estar "en otro proceso", en alusión a la reivindicación de la independencia", no les hará "abandonar la urgencia máxima" de crear ocupación. Otro de sus propósitos es "mantener lospilares del bienestar" y el tercero, "acelerar el ritmo de latransicion nacional". Una transición que ha de ser, ha reiterado, "unaobra colectiva". "Solo se llevará a cabo si la mayoría social funciona y tiene capacidad deresistenciaante un proceso tan complicado".

El 'president' ha explicado que, ante el portazo del Ejecutivo de Mariano Rajoy al pacto fiscal y la "ilusión" proyectada por la importante movilización social de la Diada, CiU necesitaba "una nueva legitimidad", por lo que decidió adelantar los comicios autonómicos. 

Mas ha señalado tres cartas con las que CiU se presenta a los comicios del 25-N. Por un lado, "decir laverdady no engañar a la gente" prometiendo un cese de los recortes prácticamente imposible. "Muchos partidos prometerán el oro y el moro, pero engañarán a la gente", ha dicho. La configuración de las listas de la federación nacionalista se aprobará el próximo 14 de octubre en el Consejo Nacional de CiU.

Marcos legales

Noticias relacionadas

La "pulcritud democrática" es otra de sus apuestas porque, ha dicho, la democracia "es respetada en todos los países del mundo". Tras afirmar que seguirán "los marcos legales" españoles y europeos, ha apuntado, como tercera e importante eje de la actuación de CiU, un "espíritu pacífico y constructivo". "Es fácil caer en una provocación, pero nos tendremos que morder la lengua", ha dicho. Por ello, ha apuntado a ese espírtiu como su "gran código de conducta" porque está "en el ADN" de Catalunya.

Mas ha querido dejar claro también que su apuesta por la independencia a tiene como finalidad "reclamar poder de país" y "no de partido" y se ha mostrado convencido de que "si al final Catalunya tiene entre ceja y ceja que quiere la soberanía, la tendrá".