24 oct 2020

Ir a contenido

Merkel se muestra "impresionada" por el ritmo de las reformas de Rajoy y pide "tiempo"

El presidente del Gobierno afirma que España y Alemania harán "todo lo necesario par disipar las incertidumbres"

Rajoy no aclara si solicitará un rescate suave

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado este jueves, tras reunirse con la cancillera Angela Merkel, que España y Alemania harán "todo lo necesario para despejar las incertidumbres sobre el euro". Sin embargo, no ha aclarado si solicitará a la UE un rescate suave. La comparecencia de ambos mandatarios ha coincidido con la rueda de prensa del Banco Central Europeo en la que su presidente, Mario Draghi, se ha mostrado dispuesto a que la entidad compre deuda de los países en aprietos, si estos solictan un rescate.

La cancillera ha demostrado un "gran respeto" y ha admitido que está "impresionada" por las reformas puestas en marcha por el Gobierno español al tiempo que ha advertido que los "efectos" de éstas "se toman su tiempo". "Estoy convencida de que la senda es la correcta", ha afirmado. No obstante, su apoyo no ha sido gratis: "Es importante que como políticos hagamos los deberes", ha advertido, sin referirse en concreto a ningún mantario.

Más allá de esta invitación génerica a seguir con la senda reformista, tanto Merkel como Rajoy han asegurado que Alemania no ha pedido a España que haga nuevas reformas. "Ningun país quiere imponer reformas a otro porque sí, sino porque si no se hace no podremos vender al mundo nuestros productos, hay que mejorar la competitividad", ha argumentado Merkel.

LAS PENSIONES

En este sentido, el jefe del Ejecutivo español ha vuelto a reiterar que "no tiene intención en este momento de cambiar el estatus quo" del sistema español de pensiones. Por el contrario, se ha comprometido a seguir adelante con las reformas ya implementadas con el objetivo prioritario de volver a crecer y crear empleo. "Si acaso atenderé a las recomendaciones que se han hecho en el Consejo Europeo, igual que otros países", ha dicho. 
    

Rajoy  ha reconocido que las medidas puestas en marcha en España son "dificultosas" y no gustan a mucha gente, pero es "lo que hay que hacer" en una situación como la actual. Asimismo, ha anunciado que él y Merkel han acordado que la próxima cumbre bilateral entre ambos países se celebre a principios de febrero en Alemania.

DISCURSOS DE CLAUSURA

Después, en su discurso de clausura de la cumbre hispano-germana, Rajoy ha vuelto a exhibir  sus reformas ante el empresariado alemán. “Mi Gobierno está haciendo unos esfuerzos sin precedentes para reequilibrar la economía y hacerla más flexible y competitiva ¿ha dicho el jefe del Ejecutivo-. Soy consciente de las dificultades que representa realizar todas estas tareas en un contexto de turbulencias en los mercados financieros y de dificultades crecientes en el acceso a la financiación. Sin embargo, no hay otro camino. Aunque difícil, solo estas reformas permitirán colocar a la economía española en posición de competir y crecer. Esta es, desde mi punto de vista, la única vía, así como nuestra necesaria aportación a la delicada situación que vive la moneda única”.
Por un lado, el presidente ha dejado entrever que habrá más ajustes. “Soy muy consciente de los grandes esfuerzos que estoy pidiendo, y que tendré que seguir reclamando, a nuestras empresas y al conjunto de la sociedad española”, ha dicho. Por otro, se ha mostrado optimista: “Quiero transmitir mi convicción de que estos esfuerzos no serán en vano y que sentarán las bases de un futuro más estable y próspero del que todos saldremos beneficiados”.
 
Por su parte, Merkel también se ha mostrado confiada en que las reformas españolas acaben logrando los efectos deseados, si bien no a corto plazo. “Hay que recorrer un largo camino antes de que tengan efecto”, ha dicho. La cancillera, por último, ha desterrado la idea de que su país, por sí solo, pueda tirar del carro de la UE. “Los alemanes no podemos hacer gran cosa si no nos juntamos los 500 millones de europeos”, ha señalado.