respuesta a una diputada italiana

Bruselas abre la puerta a una negociación internacional de la independencia de Catalunya

Hasta ahora la CE había esquivado la cuestión alegando que era un asunto interno que debía resolverse dentro de España

El ’president’ Mas junto al presidente de la CE, Barroso, en el 2011.

El ’president’ Mas junto al presidente de la CE, Barroso, en el 2011. / ARCHIVO / JORDI BEDMAR

1
Se lee en minutos

El presidente de la Comisión Europea,José Manuel Durao Barroso, ha admitido por primera vez que "en el caso hipotético de unasecesión" deCatalunya "la solución se tendría que encontrar ynegociar en el marco legal internacional". Bruselas siempre se había negado hasta ahora a hablar abiertamente de la independencia de Catalunya, alegando que es un asunto interno español que se tiene que resolver dentro del Estado y de acuerdo con la legislación española. Barroso abre ahora la puerta a unanegociación internacionala tres bandas en caso de independencia, admitiendo la dimensión europea del conflicto. El ejecutivo comunitario advierte, pero, que el Estado catalán no sería automáticamente miembro de la Unión Europea pero sí que prevé negociarlo.

Barroso responde así a una pregunta parlamentaría de la eurodiputada italiana de laLega Norte, Mara Bizzotto, que le pide que aclare si, en caso de independencia, los catalanes "perderían inmediatamente su estatus de ciudadanos de la UE y sus derechos y deberes". "La ciudadanía de la UE es adicional y no sustituye la ciudadanía nacional (es decir, la ciudadanía de un Estado miembro de la UE)", asegura el conservador portugués.

No solo con Madrid

Noticias relacionadas

Bruselas prevé que esta cuestión se tendrá que negociar trilateralmente, a escala internacional y no solo con Madrid. "En el caso hipotético de una secesión de una parte de un Estado miembro, la solución se tendría que encontrar y negociar en el marco legal internacional", defensa Barroso. El Ejecutivo comunitario reconoce de esta forma que "en el caso de una posible independencia los ciudadanos continuarían protegidos por la legislación internacional", como pide la eurodiputada Bizzotto en su pregunta.

La CE rechazó en marzo una iniciativa ciudadana presentada por miembros de Reagrupamiento en que se pedía que, en caso de la independencia de Catalunya, los catalanes mantuvieran los derechos y deberes de la ciudadanía europea. Después de estudiarlo, Bruselas no admitió la iniciativa considerando que "está manifiestamente fuera de las competencias de la CE". "De acuerdo con el artículo 20 del Tratado, solo las personas que tienen nacionalidad de un Estado miembro son también ciudadanos de la UE, puesto que la ciudadanía de la UE es complementaría, pero no sustitutiva, de la ciudadanía nacional", respondió el Ejecutivo comunitario.