Ir a contenido

LAS CONSECUENCIAS DEL 'CASO NÓOS'

Los duques de Palma regresan a BCN y buscan una nueva casa

La infanta Cristina y su familia planean vender la residencia de Pedralbes

Urdangarin pide una excedencia temporal en Telefónica para preparar su defensa

CARMEN MUÑOZ
BARCELONA

Los duques de Palma han dado por cerrada su etapa en Washington y han regresado a su casa de Pedralbes. Aunque será por poco tiempo. Según algunas fuentes, la familia planea vender su lujosa residencia y trasladarse a vivir a un barrio más modesto, posiblemente de alquiler, para afrontar las posibles multas derivadas del proceso judicial del cabeza de familia.

La decisión de volver a España se tomó después de que Iñaki Urdangarin llegase a un acuerdo con Telefónica, empresa en la que trabaja desde hace tres años, para acogerse a una excedencia temporal con el objetivo de preparar su defensa en el caso Nóos y para evitar que el procedimiento judicial en el que está implicado pueda tener alguna influencia negativa en la compañía. La Casa del Rey confirmó ayer que el duque de Palma ha informado de su decisión al Monarca y apuntó que la Zarzuela solo tiene que manifestar que «respeta» dicha decisión.

Los duques de Palma llegaron a Barcelona el pasado lunes con sus hijos Juan, Pablo, Miguel e Irene, que están matriculados en el Liceo Francés, donde iniciarán el curso la semana que viene. Al mismo tiempo que la familia se instalaba en la capital catalana, Urdangarin hizo público el siguiente comunicado: «En los últimos años he venido representando puestos de alta responsabilidad en el Grupo Telefónica, en la convicción de que mis superiores jerárquicos han sabido valorar el esfuerzo y dedicación desarrollado durante este tiempo». Y añadió: «Ante la posibilidad de que el procedimiento judicial abierto y en el que estoy en curso pudiera tener alguna incidencia negativa para el grupo Telefónica y para evitar esos posibles efectos, he decidido solicitar a la compañía una excedencia temporal, la suspensión de mi contrato y de mis funciones». Urdangarin aclaró que su intención «es volver a desarrollar con la compañía nuevas actividades en el futuro».

El traslado a Barcelona no cambiará la situación de la pareja dentro de la familia real. Ni Cristina ni Urdangarin aparecerán en la agenda oficial de la Casa del Rey. El pasado mes de noviembre, el duque de Palma fue apartado de los actos oficiales por su «comportamiento poco ejemplar». Cristina también dejó de tener actividades oficiales. La hija menor del Rey seguirá ejerciendo su trabajo en los proyectos que lleva adelante la Fundación Caixa, mientras que su marido estudia plantearse otro tipo de actividades hasta que se resuelva su situación juidicial.