05 jun 2020

Ir a contenido

LA GESTIÓN DE LA PAZ

ETA designa una "delegación" para mantener un "diálogo directo" con España y Francia

La banda terrorista apela por primera vez a la Unión Europea a implicarse en las negociaciones

La organización remite un comunicado a France Press un día después de la investidura de Hollande

La banda terrorista ETA ha informado en un comunicado remitido a la agencia France Press que ha designado una "delegación" para mantener un "diálogo directo" con los gobiernos de España y Francia. La organización armada dirige este comunicado "a la comunidad europea".

"La Comunidad Europea y el conjunto de las instituciones europeas están ante el desafío de apoyar y promover un proceso abierto para una solución definitiva al conflicto que persiste en el corazón de Europa", sostiene ETA en la escueta nota. Con este llamamiento, los etarras apelan por primera vez a la participación de la Unión Europea en las negociaciones para culminar el proceso de paz.

En el texto, ETA constata que "en estos meses, se están produciendo profundos movimientos y se está creando la oportunidad histórica de construir la paz y acabar con décadas de sufrimiento", al tiempo que asegura mantener un "total compromiso" con el final del terrorismo. No obstante, la banda advierte de que "demorar la solución no es beneficioso para nadie" porque puede "alargar el sufrimiento" y generar "situaciones de bloqueo perjudiciales".

Finalmente, los terroristas comunican la designación de una "delegación" para abordar ese "diálogo directo" y emplazan a los gobiernos español y francés a responder positivamente y "sin más demora" a su llamamiento, una petición que hace extensiva a todos los "agentes políticos y sociales vascos", a fin de "lograr acuerdos que garanticen un escenario de paz y libertad estable y duradero".

Ya en el último comunicado, enviado el pasado 9 de marzo, la banda informaba de la necesidad de poner en marcha un "diálogo directo", tras el cese definitivo de la violencia anunciado el pasado 20 de octubre, pero se limitaba entonces a pedirlo al Ejecutivo francés.

El comunicado se ha hecho público un día después de la investidura del nuevo presidente francés, el socialista François Hollande, y coincidiendo con la entrada en funciones de su primer ministro, Jean-Marc Ayrault.