03 dic 2020

Ir a contenido

PATINAZO DE LA PRESIDENTA MADRILEÑA

Aguirre confunde a policías infiltrados con sindicalistas violentos

Afirma que los agentes de paisano de la portada de EL PERIÓDICO son "provocadores de la algarada"

"Los agentes se disfrazan como los alborotadores", se justifica tras darse cuenta del error

JOSE RICO / Barcelona

La obsesión de la presidenta de la Comunidad de Madrid con los sindicatos le ha jugado una mala pasada. Esperanza Aguirre ha utilizado la foto de portada de este miércoles de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA como ejemplo de que en las manifestaciones sindicales, como la del Primero de Mayo, participan "provocadores de la algarada que buscan que España dé una imagen a la griega". Sin embargo, la imagen que abre este diario corresponde a tres agentes de los Mossos d'Esquadra, que el martes se infiltraron de paisano en la marcha de Barcelona, un nuevo método de control de la policía autonómica para evitar incidentes.

El patinazo de Aguirre se ha producido en una entrevista en la cadena SER. Preguntada por sus continuos ataques a los sindicatos, a los que acusó el pasado fin de semana de provocar "algaradas" y de comportarse como "gamberros", la presidenta de Madrid ha respondido así: "¿Qué imagen hemos de proyectar para generar confianza en los mercados? ¿La algarada callejera? ¿La quema de contenedores? ¿Los señores que hemos visto en la portada de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA?". Sugería con ello que los policías infiltrados eran alborotadores instigados por los sindicatos.

En ese momento, el director de Hoy por hoy, Carles Francino, le ha interrumpido recordándole que las tres personas que aparecen en la portada de este rotativo son mossos mezclados entre los asistentes a la manifestación y que portan, incluso, un brazalete identificativo. Aguirre ha tratado entonces de justificarse: "Los otros no son policías. Y los policías se disfrazan como los provocadores, los de la algarada. Esa imagen yo creo que no es buena". A continuación, ha proseguido su diatriba contra los sindicatos por "proyectar una imagen de España que no es la que toca en un momento de crisis económica".