03 abr 2020

Ir a contenido

LOS HECHOS Y LAS TEORÍAS

Tres horas y media de bombardeo sistemático

Las bombas incendiarias lanzadas por la Legión Cóndor destruyeron el 70% de los edificios de la ciudad de Gernika

EL PERIÓDICO / Barcelona

Reportaje sobre el bombardeo de Gernika. / YOUTUBE / AYUNTAMIENTO DE GERNIKA

El 26 de abril de 1937 era día de mercado en la ciudad de Gernika (Vizcaya) cuando, sobre las 16.30 horas, aparecieron en el cielo los primeros bombarderos alemanes. Durante tres horas y media, los aviones de la Legión Cóndor, bajo el mando del teniente coronel Wolfram von Richthofen, bombardearon de forma sistemática la capital política del País Vasco, donde se encuenta el roble que simboliza los fueros vascos.

Las bombas incendiarias arrojadas por los aviones alemanes destruyeron más del 70% de los edificios. En cuanto a las víctimas mortales, no se ha establecido el número exacto (las diferentes versiones oscilan entre las 150 y las 2.000), ya que, aunque Gernika contaba en ese momento con una población de alrededor de 6.000 habitantes, había también numerosas personas de localidades vecinas que habían acudido al mercado, así como refugiados y algunas fuerzas republicanas.

Los motivos del ataque

En cuanto a los motivos para atacar la localidad, varias han sido las explicaciones que a lo largo de los años se han esgrimido. Se especuló con que era un núcleo estratégico --Gernika se encuentra a unos 30 kilómetros de Bilbao-- y que se pretendía cortar la retirada a las fuerzas republicanas, pero el puente que cruza la población no recibió ni un solo impacto.

Tampoco resultó dañada la fábrica de pistolas que existía en la ciudad ni la Casa de Juntas, donde se encuentra el Árbol de Gernika, lo cual quita fuerza al argumento estratégico e incluso al de que se buscaba la desmoralización de los nacionalistas que apoyaban a la República

La teoría más extendida es que, en realidad, se trató de una manera de poner a prueba a la joven aviación alemana para que adquiriera experiencia y apoyar de paso a las fuerzas terrestres de Franco.

Alemania pidió perdón en 1997

El otro punto polémico en relación con el bombardeo fue durante años el de la autoría del mismo. El régimen de Franco mantuvo, hasta la década de los años 70, que fueron los rojos quienes incendiaron Gernika. Pero la presencia de reporteros de guerra británicos en la zona sirvió para desmentir esa versión.

Alemania, de hecho, reconoció su responsabilidad de manera oficial en 1997, con motivo del 60 aniversario del bombardeo, cuando el entonces presidente alemánRoman Herzog, dirigió una carta a los supervivientes pidiendo públicamente perdón.