27 oct 2020

Ir a contenido

DEBATE DE LOS PRESUPUESTOS DEL ESTADO

Rubalcaba acusa al Gobierno de llevar la "xenofobia" a la sanidad

El líder del PSOE considera que el Gobierno de Rajoy lleva a España a la "quiebra social"

Reclama al Ejecutivo que deje de justificar los recortes con "el engaño de la herencia recibida"

JUAN RUIZ SIERRA / Madrid

Alfredo Pérez Rubalcaba interpreta los presupuestos así: "Son increíbles, son económicamente ineficaces y son socialmente injustos". Toda la intervención del líder socialista, en el debate parlamentario de este martes sobre los presupuestos generales del Estado, ha estado centrada en que el Gobierno, con sus "recortes, improvisaciones y mensajes contradictorios", no solo está dañando la confianza en España en un momento especialmente delicado, sino que también está llevando al país a la "quiebra social".

Como toda la trayectoria de estas cuentas públicas presentadas con retraso, la intervención de Rubalcaba ha tenido componentes inusuales. El encargado de presentarlas ha sido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pero el secretario general del PSOE se ha dirigido tanto a él como al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy. Los recortes en 10.000 millones de euros en sanidad y educación no forman parte del proyecto de ley, sino que fueron anunciados poco después, pero Rubalcaba ha centrado buena parte de su intervención en este campo.

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

De hecho, ha acusado al Gobierno de crear, con la restricción de la atención médica a los simpapeles, un "debate xenófobo" en la sanidad. Y en cuanto a la educación, Rubalcaba, antes de tachar la amnistía fiscal de "inmoralidad" porque "se premia al defraudador", ha dicho: "Quitar profesores y rebajar horas de clase disminuye la calidad de la enseñanza. Si sube las tasas y baja las becas disminuye la igualdad de oportunidades. Su política educativa es sencillamente inaceptable".

Rubalcaba ha buscado demostrar que los recortes no son necesarios sino ideológicos, que lastrarán el crecimiento económico, y que el Gobierno, con su continuo recurso a la herencia recibida y sus medidas, "ha hecho que aumentase la desconfianza en España". Antes del mediodía, Montoro había justificado las cuentas basándose en el desvío en la reducción del déficit, que en su opinión el anterior Ejecutivo socialista ocultó. Pero el jefe de la oposición, que ha vuelto a pedir "flexibilidad" en la senda del ajuste marcada por Bruselas, le ha contestado: "Usted ha empezado hablando de engaño. Y al hacerlo, está engañando a esta Cámara. Usted y el Gobierno supieron los datos de déficit reales que tenía el anterior Gobierno, con honestidad y transparencia. Nadie les engañó. Las cifras se conocieron cuando se conocieron. Ustedes, para encontrar excusas a sus recortes, han sembrado dudas sobre las cuentas de la economía de nuestro país. Una vez más han puesto su interés particular por encima de los del país".

En resumen, que los recortes son la "responsabilidad" del Ejecutivo, nada tienen que ver con la "herencia recibida" por el Gobierno, el de Mariano Rajoy, que "ha perdido confianza fuera y ha perdido confianza dentro", porque "hoy los españoles saben que cualquier viernes, en un Consejo de Ministros, pueden ver recortadas sus prestaciones sociales".

"LAS CUENTAS NO CUADRAN"

Y por último, Rubalcaba se ha referido a si las previsones de las cuentas públicas son o no realistas. "Las cuentas no cuadran. Ojalá me equivoque, pero con estos presupuestos no vamos a alcanzar los objetivos de déficit. Los ingresos están sobrevalorados y los gastos sociales infravalorados”, ha sostenido.

Los socialistas, además de su enmienda a la totalidad, presentarán enmiendas parciales. El propio Rubalcaba ha asumido que no tendrán ningún impacto en los presupuestos, pero al menos servirán para "explicar que hay otra forma distinta de salir de la crisis".