Ir a contenido

El catalán en las aulas

Escola en Català agita la bandera de la insumisión

«Insumisión». Ese es el órdago que la plataforma Escola en Català lanzó ayer a la Conselleria d'Ensenyament y a la comunidad educativa en general ante la posibilidad de que el fallo del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) sea contrario al modelo de inmersión lingüística. La asociación, que en los últimos meses ha promovido y canalizado el envío de más de 50.000 cartas al TSJC en demanda de una sentencia que salvaguarde el modelo actual, reclamó a la consellera Irene Rigau y a los profesores que «no acaten» la resolución del tribunal si este falla contra el recurso de la Generalitat.

La portavoz de Escola en Català, Mercè Escarrà, dijo estar convencida de que el TSJC desestimará las alegaciones de Ensenyament y hará cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a facilitar que el castellano pueda ser lengua vehicular en la escuela, «lo que implica cambiar todo el modelo educativo de inmersión lingüística». «La sentencia ya está hecha -declaró Escarrà-, y lo que dirá el TSJC es que hay que reintroducir el castellano en la escuela como se hacía en la época de Franco».Escola en Català es una plataforma que nació en la órbita de Solidaritat per la Independència (SI) y cuya actividad se desarrolla en paralelo a la de Som Escola, entidad de similares objetivos auspiciada por Òmnium Cultural. Se diría que la proverbial tendencia a la disgregación que caracteriza al soberanismo catalán se da también en el frente de la defensa del modelo lingüístico.

Los representantes de Som Escola se mostraron ayer algo más prudentes. Teresa Casals, portavoz de la plataforma, aseguró que no se han planteado que la sentencia «vaya a ser negativa ni positiva», y que por ello no han pactado ninguna estrategia conjunta con el Govern. Aun así, señaló que la entidad estará «al lado» de la consellera Rigau en todas las medidas que disponga para defender la escuela en catalán.