Las estructuras del Ejecutivo

El Gobierno de «los competentes» diseña ya el plan de recortes

Rajoy entrega todo el poder a Sáenz de Santamaría y le pide que controle también el CNI

El Ejecutivo, que aprobará hoy varios nombramientos, prepara los ajustes del día 30

Sáenz de Santamaría recibe la cartera de manos de Jáuregui, en presencia de Rajoy, ayer.

Sáenz de Santamaría recibe la cartera de manos de Jáuregui, en presencia de Rajoy, ayer. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

PILAR SANTOS / GEMMA ROBLES
MADRID

Mariano Rajoy presidirá esta mañana su primer Consejo de Ministros en el que, según explicó ayer él mismo, solo aprobará nombramientos de la mayoría de los secretarios de Estado que conformarán el organigrama del Gobierno. Una reunión casi de trámite, porque Rajoy lo que ha pedido a sus ministros es que se vuelquen en el plan de recortes que anunciarán el próximo viernes, día 30. Esa tarea recaerá principalmente sobre loseconómicosLuis de Guindos (Economía), Cristóbal Montoro (Hacienda) y Fátima Báñez (Empleo), pero también, por encargarse de la coordinación del Ejecutivo, sobre la todopoderosa vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ayer se supo que a ella -que también es ministra de la Presidencia y ministra portavoz- le ha pedido Rajoy que controle el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), hasta ahora adscrito siempre al Ministerio de Defensa.

El jefe del Ejecutivo asistió ayer a la toma de posesión de Sáenz de Santamaría de sus tres cargos, y tras el acto, en una breve conversación informal con los periodistas, dijo que ha intentado hacer un Gobierno «de gente competente», que tiene un «trabajo duro y difícil por delante».

La primera misión que les ha encargado es decidir en menos de una semana qué primeros ajustes se pueden hacer en cada ministerio. Los miembros del nuevo Ejecutivo tienen trabajo adelantado gracias a la labor realizada por Sáenz de Santamaría durante el traspaso de poderes que capitaneó con el ya exministro de Presidencia socialista, Ramón Jáuregui. La actual vicepresidenta reclamó abundante información de la situación de cada ministerio al anterior Gobierno para agilizar precisamente las decisiones cara al Consejo de Ministros del día 30.

PROTESTAS EN LAS CALLES / Y ante la posibilidad de que esos primeros ajustes provoquen protestas en las calles, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya advirtió ayer de que hará respetar las leyes aprobadas por el Parlamento, donde su partido tiene mayoría absoluta.

Fernández Díaz es amigo personal de Rajoy y fue su escudero cuando el presidente del Gobierno fue ministro de Administraciones Públicas, de Educación y también durante la travesía del desierto, por lo que la confianza que tiene en él es absoluta. Cuenta con él para mantener la paz social y para gestionar el fin de ETA, otro delicado asunto con el que tendrá que bregar el jefe del Ejecutivo en los próximos meses.

CONOCIMIENTO EN PROFUNDIDAD / En la agonía de la banda terrorista también jugará un papel clave Alberto Ruiz-Gallardón, flamante ministro de Justicia, y Sáenz de Santamaría. No solo por su cargo como vicepresidenta, sino porque dependerán de ella, según se supo ayer, los servicios de espionaje españoles.

La dirigente conservadora, que ayer prometió «diálogo y moderación», tuvo un papel de oposición muy relevante en el Congreso de los Diputados ante la polémica que protagonizó Alberto Saiz, el jefe de los espías de abril del 2004 hasta julio del 2009. Saiz dimitió después de que, durante semanas, se publicara en la prensa numerosa documentación sobre el supuesto uso que había hecho de los recursos de la institución en su propio beneficio.

Tras la renuncia de Saiz, Sáenz de Santamaría preparó algunas reformas para el CNI que nunca vieron la luz, por lo que conoce en profundidad la institución.

Noticias relacionadas

Es probable que en los nombramientos de secretarios de Estado y altos cargos que se conocerán hoy se incluyan los del jefe de Gabinete de Rajoy -cargo en el que todos los populares colocan al catalán Jorge Moragas- y el del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, un puesto para otro catalán, según todas las quinielas: José Luis Ayllón. Este último es un hombre de la máxima confianza de Sáenz de Santamaría, a la que ha ayudado durante el traspaso de poderes.

Otro de los colaboradores habituales de la vicepresidenta del Gobierno, Álvaro Nadal (que acompañó a Rajoy a sus reuniones con los líderes europeos en Marsella) apareció durante semanas entre losministrables, pero al quedarse sin cartera es probable que reaparezca como secretario de Estado en alguno de los ministerios económicos.