LAS FINANZAS DE LA GENERALITAT

El Parlament aprueba la ley ómnibus de promoción económica

CiU y el PPC vuelven a unirse para impulsar una norma que pretende simplificar trámites en ámbitos como el sanitario, el comercial y el turístico

El ’president’ Mas, en el Parlament.

El ’president’ Mas, en el Parlament. / FERRAN SENDRA

1
Se lee en minutos
RAFA JULVE / Barcelona

El Parlament de Catalunya ha aprobado esta mañana la ley ómnibus de promoción de la actividad económica, que pretende simplificar y clarificar trámites en ámbitos como el agroambiental, el sanitario, el territorial, el comercial y el turístico. La macronorma ha prosperado gracias principalmente al entendimiento de CiU y el PPC, que el miércoles ya habían evidenciado su sintonía al apoyarse para sacar adelante los puntos más polémicos de otras dos leyes ómnibus, la de simplificación y mejora de la regulación y de agilidad y reestructuración administrativa.

Tras una votación que se ha prolongado más de una hora, la mayoría de los diputados han aprobado que se derogue el derecho de adquisición preferente de suelo agrario por parte de la Generalitat y que se cree la figura de "viviendas de uso turístico". También se reducen las sanciones en materia de comercio interior y se limitan los supuestos de prohibición de la promoción de bebidas alcohólicas por medio de ofertas y rebajas de precio (pero excluyendo las que inciten al consumo abusivo).

Noticias relacionadas

En otro orden de cosas, se liberaliza el transporte de viajeros por carretera,se facilita el acceso a las viviendas de protección oficial, se flexibilizan los requisitos en los edificios de nueva construcción y se eliminan determinadas reservas urbanísticas. Y se permite además la captura en vivo de determinados pájaros cantores, como el pardillo y el verderón.

Superados todos los trámites parlamentarios de estas tres leyes ómnibus, al Govern de Artur más le queda ahora sacar adelante las últimas dos normas de este gran paquete de reformas legales. Una de ellas trata sobre modificaciones reglamentarias en materia de urbanismo. La otra se refiere a cuestiones que afectan al sector audiovisual y, muy específicamente, a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals y, por tanto, a Televisió de Catalunya. Será en este punto en el que se prevén más tensiones entre los grupos parlamentarios.