29 oct 2020

Ir a contenido

PLENO DE INVESTIDURA

Rajoy subirá las pensiones en enero según el IPC y suprimirá los puentes

El futuro jefe del Ejecutivo no concreta cómo recortará los 16.500 millones de euros para cumplir con el déficit

PILAR SANTOS / Madrid

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este lunes por la mañana en el Congreso que actualizará las pensiones contributivas a partir del 1 de enero del 2012, suspenderá las oposiciones, "excepto en el ámbito de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y servicios públicos básicos", y suprimirá los puentes y las prejubilaciones.

Durante una hora y diez minutos, Rajoy ha pronunciado su discurso de investidura en la tribuna de la Cámara baja, una intervención en la que ha enumerado algunas reformas económicas concretas, sobre todo en materia fiscal, pero no ha concretado cómo recortará los 16.500 millones de euros del gasto público para alcanzar el objetivo del déficit (4,4%) el año próximo.

El próximo jefe del Ejecutivo ha dicho que la tarea que le espera por delante sobrepasa la capacidad de "cualquier Gobierno", por lo que ha convocado "a todos los españoles" a comandar el proceso de recuperación. "El futuro de España es cosa de todos y cada español debe tomarlo como cosa suya", ha declarado.

Pensionistas y funcionarios

El líder del PP ha querido dejar claro que la actualización del poder adquisitivo de los pensionistas, que fue una de sus promesas electorales, va a ser "el único compromiso de aumento del gasto" que saldrá de su boca en el día de hoy. "El único y exclusivo", ha insistido Rajoy. "Todas las demás partidas pueden ser revisables", ha añadido.

Aunque Rajoy no ha despejado en concreto el futuro de los funcionarios, lo cierto es que esta frase cierra la posibilidad a que este sector vea compensando el recorte del 5% en sus sueldos que decretó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Sí que ha señalado que su Gobierno no aumentará el personal público ni lo repondrá, excepto en las Fuerzas de Seguridad y los servicios públicos básicos.

Puentes

Respecto a los festivos, ha explicado que racionalizará el calendario laboral para hacer compatible los derechos de los trabajadores con la competitividad de las empresas, de manera que se analizará qué coste tienen para la economía los puentes. Rajoy ha dicho que se trasladarán las fiestas al lunes más cercano, excepto en el caso de las fechas "de mayor arraigo social", una expresión que deja mucho espacio para la polémica.

Prejubilaciones

El dirigente conservador ha comunicado la supresión de las prejubilaciones, salvo circunstancias "muy excepcionales" y la aprobación de medidas para acabar con la práctica abusiva de hacer de la prestación por desempleo en los últimos años de la vida laboral "un mecanismo de prejubilación encubierta".

El líder del PP ha iniciado su discurso haciendo una radiografía de la pésima situación económica. Los 5.400.000 desempleados, el cierre de pequeñas y medianas empresas, el estancamiento del crecimiento económico y el alto déficit envuelven a España "en un círculo infernal" del que hay que salir cuanto antes, ha dicho Rajoy. Para conseguirlo, el dirigente conservador ha afirmado que España debe garantizarse el encaje en la Unión Monetaria del euro, por lo que "debe disipar por completo las dudas y animar a la inversión, la creación de empresas y la generación de oportunidades para los ciudadanos".

Sin noticias del banco malo

Para esta misión, Rajoy ha establecido tres ámbitos de reforma: la primera es la aprobación de la ley de estabilidad presupuestaria (que aprobará en el Consejo de Ministros del 30 de diciembre); la segunda, una nueva fase de fusiones de las entidades financieras, aunque no ha concretado si creará un banco malo para los activos tóxicos inmobiliarios, y la tercera, las reformas estructurales.

En este amplio y útlimo capítulo, Rajoy ha pasado voluntariamente de puntillas por los cambios en el marco laboral, con afirmaciones generales y sin aportar ninguna novedad.

El líder del PP considera que la austeridad debe calar en todas las administraciones públicas, y por eso negociará con las comunidades un pacto por la austeridad y la eficiencia. "Una Administración, una competencia", ha repetido.

En este punto, ha comunicado también su voluntad de revisar el actual modelo de televisiones públicas y aprobar una ley de transparencia, buen gobierno y acceso a la información pública.