Ir a contenido

NUEVA VÍA DE INVESTIGACIÓN DE UN PRESUNTO FRAUDE

El Instituto Nóos cobró por un informe copiado de internet

El Villarreal pagó al socio de Urdangarín 690.000 euros por el estudio de 11 páginas

J. G. ALBALAT
BARCELONA

La policía sospecha que el estudio por el que Diego Torres, socio de Iñaki Urdangarín, facturó 690.000 euros al Villarreal Club de Fútbol está, en parte, plagiado de otros documentos que pueden encontrarse en internet, según fuentes cercanas a la investigación. Tanto el juez de Palma de Mallorca que investiga la presunta malversación de fondos públicos de un entramado vinculado al duque de Palma, como la Fiscalía Anticorrupción consideran que el precio pagado por este informe, de una extensión de 11 páginas, es excesivo. El Villarreal no contestó ayer a los continuos requerimientos de EL PERIÓDICO para que ofreciera su versión.

El juez de Palma ha abierto una nueva vía de investigación, todavía incipiente, sobre el estudio que Torres elaboró para el citado club y que, según fuentes cercanas a la investigación, valora la importancia del impacto de las marcas en el patrocinio de un equipo deportivo y en la publicidad en los campos de fútbol. Por este trabajo, Torres facturó en el 2007 un total de 690.000 euros a través del Instituto Nóos -fundación sin ánimo de lucro que presidió Urdangarín-, que está siendo investigado en Baleares por la presunta malversación de 2,3 millones de fondos públicos procedentes del Ejecutivo de Jaume Matas.

EN TRES PARTES / La policía ha constado que Torres dejó una parte del dinero percibido en las arcas del Instituto Nóos, y repartió el resto entre una empresa de su propiedad y otra que comparte con su cuñado. El informe data del 2007. Urdangarín había dejado formalmente de ser presidente de esta entidad unos meses antes, aunque fuentes de la investigación sospechan que después continuó teniendo contactos con el entramado de Torres. El juez todavía debe decidir si cita a declarar al duque. En los autos de entrada y registro, el magistrado exponía que Torres y Urdangarín utilizaron un grupo de empresas para «apoderarse de los fondos» que el Instituto Nóos percibió del Ejecutivo balear.

Los investigadores todavía están analizando los documentos que se hallaron en los registros efectuados en la sede de esta entidad en Barcelona, así como en diferentes empresas y una fundación de Torres, defendido por el abogado Manuel González Peeters. Fuentes judiciales aseguraron ayer a este diario que la policía también se incautó de documentos en la caja fuerte de la vivienda de un familiar de Torres. Entre el material aprehendido hay papeles referentes a, al menos, una empresa radicada en Belice (hasta hace poco, paraíso fiscal) y a través de la cual se canalizaron fondos del entramado implicado en la presunta malversación.

A partir de estos documentos se podría reconstruir cómo la trama sacó dinero al extranjero y su recorrido a través de Luxemburgo y Gran Bretaña, hasta llegar a Belice. Parte de los fondos se destinaban a pagar gastos de invitados extranjeros.

0 Comentarios
cargando