28 oct 2020

Ir a contenido

La entrevista

«Ni el PSOE ha priorizado el corredor mediterráneo, ni el PP piensa hacerlo»

F. M.
BARCELONA

-¿Tiene CiU un plan B si el Gobierno español rechaza el pacto fiscal?

-No creo que haya ningún partido que presente una propuesta electoral que contenga un plan B. Cuanta más fuerza tenga CiU, más fácil será poder conseguir el pacto fiscal.

-Sobre el corredor mediterráneo, Mariano Rajoy dijo ayer en EL PERIÓDICO que otros ejes ferroviarios también son importantes.

-Sencillamente, ni el Gobierno del PSOE ha apostado por el corredor mediterráneo, ni el PP tiene intención alguna de priorizarlo. Y que hable de empezar por el eje Algeciras-Madrid es una broma.

-CiU propone abrir una nueva etapa en Madrid. El president Pujol opina debe abandonarse su táctica del peix al cove, ¿En qué ha de consistir entonces esta nueva fase?

-No podemos ser insensibles a los agravios que siente el pueblo de Catalunya durante los últimos meses. No tiene sentido que todo se quede en la manifestación de un sábado por la tarde. CiU no se puede implicar en política española si no se consigue el pacto fiscal y si no se garantiza, en el caso del PP, que no se utilice la lengua y la inmersión lingüística en Catalunya y si no se reconoce nuestro hecho nacional.

-¿En qué consiste para usted la «transición nacional» que plantea el president Artur Mas?¿Cuál es el objetivo final de esta transición?

-Esta pregunta se la tiene que hacer al president de la Generalitat, no a mí. La transición nacional está en el contexto de Catalunya. Consiste en un incremento de ámbitos donde tenemos que poder decidir nuestro propio destino. Cuando reivindicamos el pacto fiscal estamos haciendo un paso en este camino hacia la transición nacional. Cuando pedimos, contra la posición del PP y del PSOE, la gestión del aeropuerto de El Prat, estamos dando otro paso.

-¿Le preocupa que Convergència plantee un horizonte cada vez más soberanista en este proceso?

-Yo también soy soberanista, en tanto que supone reivindicar más poder para Catalunya.

-O una propuesta abiertamente independentista…

-La independencia no me quita el sueño. Sé que en el país hay más gente independentista que antes. Es normal, en función de la actitud que España ha tenido respecto a Catalunya y por tanto no me preocupa ni me quita el sueño.

-¿Es compatible el soberanismo de CDC con que usted siga planteando la entrada de CiU en el Gobierno si se cumplen determinadas condiciones?

-Usted sabe que estas declaraciones las ha hecho más a menudo el president Mas que yo mismo. Compartimos la misma posición.

-La política debe cambiar, dice el programa electoral de CiU. Pero, por ejemplo, usted lleva años pidiendo sin éxito listas electorales abiertas…

-No. Reclamo que se acabe con las listas cerradas y el modelo del sistema alemán.

-¿Por qué tienen todavía tanto peso los aparatos de los partidos respecto a la actuación disciplinada de los diputados? ¿Por qué no cambia la política?

-Porque las cúpulas de los partidos no quieren que cambie. Especialmente de los dos grandes partidos estatales. Si quisieran podrían cambiar el sistema electoral, como han modificado la Constitución. Miremos el proceso de confección de listas. Son ellos los que están interesados en mantener el control de los partidos y esto va en contra de una cuestión fundamental y es que hoy los partidos estamos secuestrando en buena medida la capacidad de los ciudadanos de intervenir en las decisiones políticas a través de los procesos electorales.

-Entiendo que esto incluye un componente autocrítico...

-También Unió y yo tenemos nuestra responsabilidad alícuota. Pero cada uno ha de mirar la vida interna de su partido. En el caso de la señora Carme Chacón [candidata del PSC por Barcelona] no he visto que los militantes la hayan votado en una asamblea. Es una diputada cunera, no ha hecho política por Catalunya ni en Catalunya durante estos cuatro años. Y quien ha decidido que el señor Jorge Fernández sea cabeza de lista por el PPC en Barcelona es una sola persona: el señor Rajoy.