análisis

Un Congreso diverso con una voz dominante

Se lee en minutos

Àngels Pont

Los españoles no dudan de que el próximo presidente seráRajoyy todos los datos de la encuesta avalan esta percepción. Los ciudadanos han perdido la confianza en los socialistas. Los principales adversarios del PSOE están movilizados como nunca y el electorado socialista está más dudoso y descontento que nunca. Ni confía en la victoria ni está seguro de que eso sea lo que le conviene al país. La valoración de la situación política y económica no para de ir a peor, igual que la opinión sobre el Gobierno español. El malestar, la impotencia y el miedo afectan a todos, también al electorado socialista. El empuje que representó la entrada en escena deRubalcaba como candidato en el mes de mayo se ha desvanecido.

La fortaleza del PP se sustenta en una fidelidad de voto altísima, casi total, de los votantes del 2008, además de algunos votos que recibe de otras fuerzas políticas y de personas que no votaron hace cuatro años. Los socialistas se sitúan en una fidelidad en torno al 60% y, ahora mismo, más del 20% ya se han decidido por otra opción. Algunos indecisos siguen mostrando simpatías por el PSOE, pero su predisposición a votar es baja. Un 15% de la muestra dice que votará seguro a los socialistas, frente al 28% que dice votará seguro al PP.

Te puede interesar

La confrontación entre candidatos tampoco ayuda aRubalcaba.El aspirante socialista ya no es el preferido como presidente. Aunque aRubalcabase le ve más preparado, con más capacidad para conectar con la gente y con más capacidad de liderazgo, aRajoyse le considera más capaz para sacar adelante el país y con un mejor proyecto; y, sobre todo, generador de más confianza, especialmente en la lucha contra la crisis y el paro.

Una de las sorpresas de la noche electoral la pueden protagonizar el resto de fuerzas políticas que, conjuntamente, mejorarán ostensiblemente los resultados (pueden llegar a obtener entre 10 y 20 escaños más que los actuales). Se verá, por ejemplo, cuál es la fuerza de UPD, que según la encuesta puede disputar a IU la tercera posición. Equo en Madrid, Compromís en Valencia o Bildu en Euskadi son algunos ejemplos de nuevos partidos que pueden entrar en el Congreso. Así pues, un parlamento más diverso, pero con una voz claramente dominante. En cualquier caso, dos meses de campaña electoral pueden cambiar todavía algunas cosas que habrá que analizar cuando estemos más cerca.