Ir a contenido

FUTURAS alianzas electorales

El PSC e ICV negocian la nueva Entesa del Senado sin Esquerra

Ambos partidos quieren seguir juntos en la Cámara alta pese a la baja republicana

JOSE RICO / ALBERT OLLÉS
BARCELONA

El grupo de la Entesa Catalana pel Progrès en el Senado, formado por el PSC, ICV-EUiA y ERC, ya es historia. El giro ideológico que quiere imprimir la nueva dirección de los republicanos, presidida por Oriol Junqueras, incluye abandonar esa alianza en la Cámara alta, que ha funcionado en las tres últimas legislaturas. La postrera esperanza se dirimía en las primarias que celebró Esquerra el pasado sábado para elegir a su candidato al Congreso. Pero la victoria de Alfred Bosch, el aspirante de Junqueras, ante Joan Ridao ha enterrado definitivamente la reedición de esta fórmula tripartita. Por si había dudas, el nuevo líder republicano lo confirmó ayer.

Pese a ello, los otros dos socios desean seguir juntos e iniciarán en breve las negociaciones para concretar el nuevo grupo. Así lo confirmaron ayer fuentes de ambos partidos, una vez se ha visualizado -como estos querían- que el que ha roto es ERC. El consejo nacional del PSC del pasado sábado facultó a la ejecutiva a sondear la nueva alianza. En pleno debate interno, y con el PSOE, sobre la necesidad de tener mayor «voz» y «visibilidad» en Madrid, mantener el grupo propio en el Senado -a diferencia de lo que pasa en el Congreso- es clave para los intereses estratégicos de los socialistas catalanes.

De momento, y a la espera de consensuar el nuevo nombre de la coalición y su estructura, ya se han hecho públicos dos aspirantes socialistas a la plaza de senador electo. El exsíndico del Vall d'Aran y exdiputado en el Parlament Paco Boya y el primer secretario de la federación socialista de Barcelona, Carles Martí.

ICV COMO REFERENTE / ICV es el socio que defiende con más firmeza la continuidad de este pacto, y más ahora que, según su candidato a las generales, Joan Coscubiela, el partido puede ser «el referente más claro de las políticas de izquierdas en Catalunya». A esa conclusión llegan los ecosocialistas viendo el giro estratégico de ERC y el descrédito de los socialistas como opción de izquierda tras su política de recortes.