Ir a contenido

Cambios en la Carta Magna

Los sindicatos saldrán a la calle para exigir el referendo

CCOO y UGT llaman a manifestarse el 6 de septiembre en Madrid contra la modificación

EL PERIÓDICO
MADRID

Los principales sindicatos españoles mostraron ayer su rechazo a la propuesta de PSOE y PP de reforma constitucional para fijar un límite de déficit público en la Carta Magna. Para escenificar su negativa, CCOO y UGT han acordado con otras organizaciones sociales convocar concentraciones en toda España mañana y el jueves. Además, realizarán una gran manifestación en Madrid el próximo 6 de septiembre. Así lo anunciaron ayer los secretarios de acción sindical de CCOO, Ramón Górriz, y de UGT, Toni Ferrer, que, tras reunirse con otras 13 organizaciones (entre ellas Unión Sindical Obrera -USO-, Sindicato de Estudiantes de España, Plataforma 2015 Y +, Consejo de la Juventud, Paz Ahora y Coordinadora de oenegés de España, Socialismo 21 y Adicae), pidieron a diputados y senadores que voten en contra de dicha reforma en el trámite parlamentario y que, en caso de que finalmente saliera adelante, que sea sometida a referendo.

Las organizaciones explicaron que las fechas de las movilizaciones de esta semana se fijarán definitivamente tras discutir con otras organizaciones y «ciudad por ciudad» la manera en que se articularán de la mejor forma, pues la voluntad es que las manifestaciones y concentraciones sean «unitarias». En Madrid, la manifestación comenzará a las 19.00 horas en la plaza de la Cibeles y terminará en la Puerta del Sol.

Además, sindicatos y organizaciones también se comprometieron a apoyar cualquier movilización convocada con estos mismos objetivos, al tiempo que apostaron por campañas de recogida electrónica de firmas contra la reforma y para pedir un referendo.

«DECISIÓN MUY GRAVE» / Todos los asistentes a la reunión consensuaron un documento en el que expresan su preocupación ante una «decisión muy grave» de PSOE y PP que «pone en riesgo» el tejido social español, que además se ha planteado de una forma «inaceptable» y con «nocturnidad y alevosía». «Con esa actitud se pillan números para generar el conflicto social», advirtió Górriz, quien señaló que los parlamentarios, en tanto representantes de los ciudadanos, saben que hay un «clamor que está en contra» de la reforma de la Constitución.

Por su parte, Ferrer recalcó el respeto de los sindicatos por la «autonomía» de diputados y senadores, pero incidió en que los ciudadanos tendrán muy presente qué formaciones han apoyado la reforma negando el referendo. «El conflicto está ahí, y es difícil prever qué consecuencias va a tener», advirtió el dirigente obrero. Este agregó su convencimiento de que con la reforma exprés de la Carta Magna sus promotores pretenden «dejar amarrado para el futuro el recorte del Estado del bienestar.