La organización territorial

Los ayuntamientos exigen al Govern un plan urgente de financiación local

El Ejecutivo catalán evita fijar un calendario de pago y subraya la responsabilidad del Gobierno central

La Federació de Municipis cifra en 500 millones la cantidad que la Generalitat adeuda a los consistorios

El presidente de la Federació de Municipis de Catalunya, Manuel Bustos (izquierda), y el secretario general de la institución, Adolfo Moreno, ayer.

El presidente de la Federació de Municipis de Catalunya, Manuel Bustos (izquierda), y el secretario general de la institución, Adolfo Moreno, ayer. / JONATHAN GREVSEN

Se lee en minutos

FIDEL MASREAL
BARCELONA

Alos alcaldes les cuesta cada vez más hallar la manera de definir la pobrísima situación de las arcas municipales. A un problema endémico de financiación local de la democracia española se ha sumado en estos últimos años la crisis, que ha dinamitado una de sus principales fuentes de financiación (las licencias de obras y los impuestos vinculados a la construcción). Por si ello fuera poco, el Gobierno central reclama a los consistorios que devuelvan unas cantidades avanzadas en el 2008 y el 2009 y la Generalitat no duda en aplicar el tijeretazo también en las ayudas destinadas a los ayuntamientos. En este contexto, el presidente de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC) y alcalde de Sabadell, el socialista Manuel Bustos, se presentó ayer ante elconsellerde Economia, Andreu Mas-Colell, y la vicepresidenta, Joana Ortega, con un plan urgente de financiación local para evitar lo que definió como una situación de «precolapso» de los consistorios.

Bustos cifró en 500 millones la cantidad que la Generalitat adeuda a los municipios. Y reclamó que para octubre ya se haya definido un paquete de medidas con plazos concretos. Frente a esas exigencias, Mas-Colell y Ortega recalcaron que la situación financiera del Govern también es precaria. El Gabinete de Artur Mas estudiará el plan pero pone en duda el montante de la deuda de la Generalitat y deriva parte de la responsabilidad al Ejecutivo central.

EN JUEGO / El presidente de la FMC recordó que lo que está en juego es que determinados ayuntamientos dejen de afrontar la inversión en servicios como las guarderías e incluso el pago de las nóminas de funcionariado por falta de fondos. Por ello, una de sus propuestas consiste en que el dinero que reciben del Govern en materia de inversión deje de estar condicionado a la ejecución concreta de un proyecto (una piscina municipal, una reforma urbanística, un equipamiento cultural). Así, los municipios podrían emplear esos fondos en atender prioridades sociales acuciantes. Fuentes del Ejecutivo catalán alertan de que dejar de comprobar el destino final de las inversiones en el mundo local supone unos riesgos que deben ser estudiados.

La FMC también reclama un compromiso de la Generalitat para poner plazo a la devolución de la deuda. Una deuda que según Bustos asciende a 500 millones, cifra que el Govern pone en cuestión. Ayer, la vicepresidenta reiteró su compromiso de pagar este año la cantidad que su departamento debe a los municipios, que sitúa en unos 65 millones y que, subrayó, heredó del tripartito.

REVISAR TODAS LAS LEYES / El plan propuesto por Bustos incluye además que el Govern concrete en qué partidas se notará el tijeretazo (del 15%) de las inversiones destinadas a los municipios. Y la revisión de todas las leyes catalanas aprobadas en tiempo de bonanza y que obligan a los alcaldes a rascarse el bolsillo de forma, hoy, inasumible. De hecho, desde hace tiempo los regidores se quejan amargamente de que un tercio de sus gastos corresponden a servicios que no son de su competencia, sino responsabilidad autonómica o del Gobierno central, y que atañen a ámbitos tan diversos como la cultura, la seguridad y la educación.

Este último punto forma parte de lo estudiable, según fuentes de la vicepresidencia del Govern consultadas tras una reunión que transcurrió de forma cordial y con la presencia también del presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM) y nuevo presidente de la Diputación de Barcelona, el convergente Salvador Esteve, quien hizo suyas las reivindicaciones de la FMC. «Elconsellery la vicepresidenta se han mostrado dispuestos a dar pasos adelante respecto a nuestras propuestas, son conscientes de que la Generalitat paga fuera de plazo pero la financiación del Govern tampoco es la que todos querríamos», subrayó.

Te puede interesar

Por el momento, la respuesta del Gabinete de Mas a la reivindicación municipalista consistió ayer en desplazar la responsabilidad hacia el Gobierno del PSOE. Durante la reunión, losconsellerspidieron al socialista Bustos que también plante cara en Madrid. Y es que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que ha postergado la aprobación de una nueva financiación local, exige ahora a los municipios la liquidación de lo que les avanzó en el 2009 en materia de tasas e impuestos. Bustos replicó que reivindica y reivindicará junto a la Generalitat una moratoria en el pago.

Asimismo, el Govern recordó a las entidades municipalistas que su futuro depende de su capacidad para mancomunar servicios y evitar inversiones faraónicas para un solo ayuntamiento. Algo que, según Bustos, la precaria realidad económica ya está obligando a muchos alcaldes a llevarlo a cabo para evitar declararse en quiebra.