Ir a contenido

EL PROGRAMA DE LA FEDERACIÓN NACIONALISTA

Duran equiparará a Catalunya con la economía productiva en su campaña

El candidato de CiU diferenciará este modelo del del resto de España, que liga a la "especulación"

CDC elegirá en septiembre al número dos de la lista, que podría ser Fernández Teixidó

TONI SUST / Barcelona

Josep Antoni Duran Lleida está ya en modo de precampaña, casi de campaña, y ayer participó en la reunión en la que CiU constituyó su comité electoral, que en este mes de agosto tiene prevista una actividad considerable. Duran anunció que sus mensajes a los electores girarán alrededor de ejes económicos. Uno, ya conocido, el del pacto fiscal, es la base de toda la propuesta nacionalista. Otro punto central será el habitual llamamiento del grupo de CiU en el Congreso a la aprobación de medidas que contribuyan a la creación de empleo. Pero la línea argumental más llamativa también está relacionada con la economía: el democristiano afirmó que la federación nacionalista se dedicará durante toda la campaña a equiparar a Catalunya con la economía productiva y al resto de España con la especulativa, con la burbuja inmobiliaria, con el dinero fácil y el cortoplacismo.

Sin duda, se trata de una división del mundo en dos partes que promete llevar aparejada cierta controversia. El razonamiento es antiguo en CiU, y viene de cuando Jordi Pujol insistía a finales de los 80 e inicios de los 90 en defender la economía productiva, es decir, la que está basada en una actividad real y palpable. Pujol la esgrimía en la primera etapa en la que se impuso la imagen de que hacaerse millonario era sencillo en España. Fue años antes de que el sector inmobiliario entrara en febril ebullición, en los tiempos en los que Mario Conde era un ejemplo para la juventud (y Javier de la Rosa para el propio Pujol). Una época en la que se empezó a denunciar la cultura del pelotazo, que con todo quizá fue tímida en comparación con el posterior boom de la construcción.

Para septiembre, queda pendiente la designación del número dos de la lista de Duran, algo significativo en función de las ganas que algunos dirigentes de Convergència Democràtica de Catalunya tienen de practicar una especie de incursión en el grupo de CiU en el Congreso para limitar el mando del democristiano. La operación no será sencilla, e igual se aplaza, pero en CDC existe la convicción de que hay que acabar con un hecho que resulta espeluznante para algunos de los lugartenientes de Artur Mas: que Duran tenga todo el poder en la plaza de Madrid. No es casual que el secretario general adjunto de Convergència, Oriol Pujol, declarara abiertamente tiempo atrás que el grupo en el Congreso tiene que dejar de hacer de lobi y representar a Catalunya. Duran contestó que CiU siempre ha hecho y seguirá haciendo de lobi. Aunque la opción de que el propio Pujol sea el número dos sigue existiendo, se baraja la posibilidad de que este delegue la responsabilidad en el diputado en el Parlament Antoni Fernández Teixidó.

>> Más información en e-Periódico

0 Comentarios
cargando