Relevo en el Ejecutivo valenciano

No hay 'Gürtel' en Canal 9

Fabra hereda una televisión diseñada a mayor gloria de Camps, donde la trama corrupta no existe, los socialistas valencianos tampoco y las acusaciones de manipulación son constantes

Muy juntos 8 José López, director de Radio Televisión Valenciana, y Lola Johnson, en el 2010.

Muy juntos 8 José López, director de Radio Televisión Valenciana, y Lola Johnson, en el 2010. / ARCHIVO / MIGUEL LORENZO

Se lee en minutos

JUAN RUIZ SIERRA
MADRID

El miércoles por la tarde, mientras los canales de noticias daban una y otra vez la dimisión de Francisco Camps, cuya comparecencia no pudo emitirse en directo por la censura del PP, CanalNou 24, la cadena informativa de Canal 9, seguía con Bankia, el estrangulamiento de una joven y los incendios en Valencia. Pasaron 40 minutos hasta que dio la renuncia.

A lo largo de la mañana, casi todas las radios, webs e informativos televisivos habían abierto con la multa y el reconocimiento de culpabilidad de Víctor Campos y Rafael Betoret -dos de los cuatro implicados en la causa de los trajes, junto a Ricardo Costa y Camps-, pero en la televisión autonómica la noticia no se emitió hasta el minuto 15 del informativo del mediodía, y de forma idéntica, palabra por palabra, a la de Ràdio 9. Aquello olía a manipulación. Olía a Lola Johnson.

Deuda de 1.300 millones

Johnson es consejera de Turismo y portavoz del Consell. Hasta los comicios fue directora de Canal 9, pero tras el 22-M

hizo el recorrido inverso al de Pedro García, que primero fue jefe de prensa del ahora dimitido y después, en el 2004, dirigió la televisión. La conclusión resulta obvia. Para Camps, televisión y Gobierno eran la misma cosa y si alguien valía para un lugar también servía para el otro. Ese es el modelo televisivo, al frente del cual está el director de Radio Televisión Valenciana, José López, y que hereda Alberto Fabra: unos canales con una deuda de 1.300 millones, cuya audiencia ha pasado del 18,2% en el 2003 hasta el 5,6% y a los que sindicatos y oposición acusan de manipulación.

Te puede interesar

Aunque se quejó del cierre de las emisiones de TV-3 en la Comunidad Valenciana, Fabra aún no ha detallado su esquema audiovisual. Pero los socialistas, que en el 2008 llevaron a Canal 9 ante el Tribunal Constitucional, son pesimistas.«La manipulación no es una decisión de uno u otro, sino el eje programático del PP -sostiene Josep Moreno, portavoz del PSPV en la Comisión de Control a Radio Televisión Valenciana-. Aun así, Canal 9 es especial: si hubiese una competición de televisiones públicas manipuladas, no le dejarían competir, porque lo suyo es de profesional. El resto, a su lado, son básicamente amateurs».

Moreno pone ejemplos. En sus tres años al frente de los socialistas valencianos, Jorge Alarte solo ha aparecido una vez en un programa, durante 15 minutos. Canal 9 no ha informado sobre la imputación de Camps en elcaso Gürtel. Y la trama también llega hasta allí: sus cabecillas se llevaron la mitad de lo que gastó la televisión en la visita del Papa. Fueron 7,5 millones de euros.