Las consecuencias del 22-M

Iceta da un primer paso con un decálogo para liderar el PSC

El número dos del partido plantea que el grupo en el Congreso tenga libertad de voto

El dirigente defiende que el nuevo líder no sea el candidato a la Generalitat en el 2014

Miquel Iceta durante una rueda de prensa en la sede central del PSC en Barcelona.

Miquel Iceta durante una rueda de prensa en la sede central del PSC en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

2
Se lee en minutos
ALBERT OLLÉS
BARCELONA

Miquel Iceta (Barcelona, 1960) es un devoto del minimalismo. Lo que aplicado al artículo de opinión que publica hoy en EL PERIÓDICO podría explicar que, en su búsqueda de lo esencial, haya sintetizado en un decálogo su plan de renovación del PSC. En un partido en el que los silencios hablan y la improvisación es la excepción que confirma la regla, que uno de los generales entre en el debate precongresual tiene un peso específico.

Iceta no se postula formalmente, pero da un claro paso en un momento en el que algo empieza a moverse, con más de 400 militantes de base rebelándose en la red social, la ejecutiva nacional saliente en fase de descomposición y mar de fondo en las federaciones territoriales, con la de Barcelona a la cabeza, tras la segunda debacle electoral en medio año.

DEBATE EN INTERNET / El decálogo, según su autor, busca «sumar», y ello explica la apertura paralela de una página en internet: endavantpsc.wordpress.com, para debatir la propuesta. Puesto que el que ha movido ficha es el viceprimer secretario y aspirante en las quinielas a suceder a José Montilla, es de esperar, además, que el documento empuje a posicionarse a los que desean liderar el partido o estar en su nueva dirección.

Noticias relacionadas

Consciente de que su principal activo en esa carrera es el de presentarse como hombre de consenso, los 10 puntos tienen elementos de conexión con los últimos movimientos precongresuales. A tres días de la asamblea que celebrará el sábado la única plataforma del PSC, Nou Cicle, para impulsar su proyecto, Iceta coincide -con matices- con el sector obiolista en abogar por una «renovación profunda» que no afecte a la «cohesión interna». También pide una «alianza social para el progreso» con otros partidos y asociaciones y una «organización más abierta, transparente y participativa». Tampoco falta un guiño a las bases indignadas en internet, al reclamar que se «rehaga de abajo hacia arriba» la conexión con la ciudadanía.

CAMINO INTERMEDIO / El gesto hacia el sector más catalanista del PSC se concreta mediante la eterna reivindicación de recuperar el grupo propio en el Congreso. Iceta plantea un camino intermedio entre esa opción y la actual, manteniendo la unidad de bancada con el PSOE, pero con libertad de voto en temas referentes a Catalunya. Y para cerrar, otra propuesta de consenso: que del congreso de octubre salga solo un primer secretario, a la espera de decidir posteriormente, y en primarias, el candidato a la Generalitat en el 2014.