Ir a contenido

polémica lingüística

El Supremo reitera que el castellano debe ser también lengua vehicular en la enseñanza

La 'consellera' de Ensenyament, Irene Rigau, recuerda al tribunal que es la Generalitat quien marca la proporción de lenguas en la escuela

El Tribunal Supremo ha reiterado en dos sentencias que el castellano debe ser también la lengua vehicular, junto al catalán, en la enseñanza en Catalunya, por lo que ha ordenado de nuevo a la Generalitat que adopte "cuantas medidas sean necesarias" para reintroducir el castellano como lengua docente. La consellera de Ensenyament, Irene Rigau, ha asegurado que estudiará las sentencias del Supremo, pero que es la Generalitat quien determina la proporción del uso de las lenguas en la enseñanza.

En sendas sentencias notificadas este jueves, el Supremo vuelve a dar la razón --como ya hizo en diciembre pasado en otros tres fallos idénticos--, a los padres de unos alumnos que recurrieron varias resoluciones del Departament d'Ensenyament sobre la inmersión lingüística. El Supremo estima en parte el recurso de los padres y apremia a la Generalitat a que adapte su sistema de enseñanza a la nueva situación creada tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, en la que se considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Catalunya, junto al catalán.

De esta forma, el TS reconoce el derecho de los niños en educación infantil a recibir la enseñanza en la lengua reclamada por los padres y declara que el modelo oficial de preinscripción de educación infantil debe preguntar por la lengua habitual a los padres o tutores de los niños preinscritos en los cursos escolares en centros sostenidos con fondos públicos.

Impreso de preinscripción "en castellano"

El fallo del Supremo ordena a la escuela de los hijos de los recurrentes que les faciliten el correspondiente impreso oficial de solicitud de preinscripción que incluya la pregunta relacionada con la lengua habitual de sus hijos y que éstos reciban la enseñanza en su lengua habitual, "esto es, en castellano", señala.  Asimismo, reconoce el derecho del recurrente para que todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación tanto oral como escrita que le sean dirigidas por el centro escolar y por la Conselleria d'Ensenyament lo sean también en castellano.

La consellera de Ensenyament ha indicado, tras comparecer ante la comisión de Ensenyament del Parlament de Catalunya, que su departamento actuará "de acuerdo con la legalidad vigente" y con el "máximo respeto" a las sentencias. No obstante, Rigau no ha podido aún estudiar las dos sentencias del Tribunal Supremo, por lo que ha evitado pronunciarse sobre las mismas.