Ir a contenido

DEBATE ORGANIZADO POR EL PERIÓDICO

Hereu y Trias se echan en cara los recortes en la Generalitat y el Gobierno

El alcaldable del PSC advierte del riesgo de "regresión" en Barcelona si vence Convergència

El candidato de CiU acusa a su adversario de gobernar la ciudad de manera "absolutista"

JOSE RICO / Barcelona

Cara a cara entre Jordi Hereu y Xavier Trias, candidatos a la alcaldía de Barcelona. / M.TUDELA / R.FADRIQUE

Los dos principales aspirantes a la alcaldía de Barcelona, el socialista Jordi Hereu y el convergente Xavier Trias, han protagonizado un duro cara a cara a cuenta de los recortes sociales horas antes del inicio de la campaña electoral. Ambos candidatos se han reprochado mutuamente los respectivos tijeretazos que han impulsado la Generalitat, en manos de CiU, y el Gobierno central, del PSOE, y han advertido de que estas políticas podrían trasladarse al ayuntamiento. Hereu y Trias han elevado así el tono utilizado durante la larga precampaña con acusaciones cruzadas, dejando en un segundo plano las propuestas electorales.

En el debate organizado por EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, los alcaldables del PSC y de CiU han tratado de señalar quién es el responsable de la crítica situación económica, si Artur Mas o José Luis Rodríguez Zapatero. Hereu ha acusado al Ejecutivo de Mas de pensar solo en recortar, mientras que Trias ha definido al presidente del Gobierno español como el "rey de los recortes". Ambos han cuestionado la capacidad de su adversario para enfrentarse a los tijeretazos. El candidato socialista ha vaticinado que Trias no defenderá las necesidades del ayuntamiento ante el ajuste presupuestario de la Generalitat, sino que será un mero "portavoz" de Mas que asumirá las decisiones sin rechistar. "Usted es la antítesis del modelo de Barcelona. Quiere pararlo todo y calar el motor de la ciudad o poner la marcha atrás. Necesitaremos un alcalde, no un delegado de otro gobierno", ha sentenciado.

El candidato nacionalista ha replicado con un desafío. Tras reprochar a Hereu que en cuatro años de mandato solo haya demostrado "valentía" contra Mas y nunca contra Zapatero, le ha retado: "Vayamos usted y yo a manifestarnos a Madrid. Yo me apunto si usted se apunta a ir a exigir lo que es nuestro. Usted solo es valiente en contra de unos". Trias ha prometido ser "tremendamente exigente" con el Govern, pero también "tremendamente leal", al tiempo que ha afirmado que fue el tripartito de José Montilla el que llevó Catalunya "a la catástrofe".

Modelos de ciudad

Los modelos de ciudad han centrado buena parte del cara a cara. Hereu ha acusado a Trias de representar un modelo "conservador y de regresión para Barcelona", a lo que el nacionalista ha respondido con mayor contundencia: "Ustedes han mantenido actitudes absolutistas todos estos años". El alcaldable de CiU se refería a la gestión de actual bipartito (PSC e ICV-EUiA), aunque también, por extensión, a los 32 años de gobiernos liderados por los socialistas. De hecho, Trias ha alertado de que los dos socios actuales y ERC están "conspirando" para recuperar el tripartito en el ayuntamiento.

Frente a estas críticas, Hereu ha recordado en varias ocasiones el pasado de Trias, incluso de forma irónica: "Hace 30 años, usted ya estaba en política, cuando yo aún estudiaba BUP". A continuación, el socialista ha recordado que su rival votó a favor de la investidura de José María Aznar en 1996. Por ello, el candidato del PSC ha establecido una línea divisoria entre el modelo "de progreso" de las fuerzas de izquierda y el de CiU, que solo puede funcionar, ha asegurado, con la ayuda del PPC. "Son ustedes los conservadores porque quieren conservar los 32 años de gobierno, quieren mantener la poltrona", ha contestado entonces Trias. Al final, Hereu ha extremado una clara disyuntiva para defender su gestión y de su modelo municipal: "A quien no le guste la Barcelona actual, que vote a Xavier Trias".

Pocas propuestas nuevas

Los dos candidatos han expuesto pocas propuestas nuevas para la ciudad. Hereu se ha mostrado favorable a que algunas zonas turísticas puedan abrir los comercios algunos días festivos, mientras que Trias se ha opuesto tajantemente a esta liberalización de horarios. En lo que sí que han coincidido es en la importancia del turismo para Barcelona y en no aplicar una tasa turística, aunque el alcaldable del PSC ha dejado la puerta abierta si se hiciera a partir de una regulación de ámbito estatal, y no solo municipal.