Ir a contenido

PRESENTÓ AYER SU RENUNCIA

Dimite Joan Llinares, director general del Orfeó Català

El ejecutivo ha liderado la transición desde la destitución de Millet

J. M. URETA / JESÚS G. ALBALAT / Barcelona

El director general del Orfeó Català, Joan Llinares, ha dimitido de su cargos en esta institución cultural, una de las tes ramas que sustentan el Palau de la Música. La dimisión fue presentada ayer ante la nueva junta que preside Mariona Carulla. Fuentes conocedoras de esta decisión aseguran que posiblemente en los próximos días haga lo mismo de otros organismos vinculados al Palau, como es la Fundació Orfeò Català o el consorcio participado por las administraciones.

Llinares abandona el cargo tras culminar el proceso de transición entre la destitución de Fèlix Millet, imputado por el saqueo financiero de la institución, y la elección de Carulla como nueva presidenta. El escándalo del saqueo de Millet y sus estrechos colaboradores saltó en julio del 2009.

El hasta ahora director general ha mantenido serias discrepancias con la junta directiva interina que gobernó el Orfeó hasta las elecciones que celebraron la semana pasada y que estaba presidida por Josep Maria Busquets. Precisamente, la junta del Orfeó acordó el pasado día 23 "desautorizar la actuación unilateral del presidente en funciones", al margen del director general, Joan Llinares. Busquests ordenó a los abogados del Orfeó que rehusaran a solicitar una investigación paralela por el nexo de unión entre el Palau de la Música, en la época de Fèlix Millet, y Convergència Democràtica (CDC) y la supuesta canalización a través de la entidad de comisiones de la constructora Ferrovial.

Llinares ha asegurado que ha renunciado al cargo al entender que su tarea está "hecha y acabada" desde que la asumiera en julio del 2009. La actual presidenta del Orfeó Català-Fundación Palau de la Música, Mariona Carulla, ha agradecido a Llinares su trabajo "ilimitado" durante este periodo y ha avanzado que su sustituto podría ser nombrado antes de las fiestas de Navidad. En su opinión, la persona que asuma el cargo debe ser un gestor cultural de habla catalana y no será necesario que tenga conocimientos musicales.

Preguntado Llinares si su renuncia se ha precipitado tras la polémica abierta en el último mes, cuando el presidente en funciones del Orfeó, Josep María Busquets, presentó un escrito al juez en el que optaba por no abrir una causa separada por los pagos del Palau a entidades vinculadas a CDC, ha insistido en que se marcha porque su trabajo está terminado y "todo en manos de la justicia". En este sentido, ha remarcado que se va del Palau con el convencimiento de que "lo sabemos ya todo, y los asuntos pendientes están más relacionados con la gestión que con abrir caminos nuevos"

0 Comentarios
cargando