RECURSOS PENDIENTES EN EL ALTO TRIBUNAL

El Estatut encona de nuevo el debate en el TC

El juez Aragón insiste en incluir el término 'nación' en la respuesta al Defensor del Pueblo

3
Se lee en minutos
MARGARITA BATALLAS
MADRID

El Tribunal Constitucional (TC) vive alterado desde que se ha anunciado su renovación. El magistrado Manuel Aragón se siente ya como el nuevo presidente de la institución, pero para ello necesita el voto de los jueces conservadores. Por este motivo, según las fuentes consultadas, está dispuesto a hacer un nuevo guiño a dichos magistrados y pelea por que en la sentencia sobre el recurso del Defensor del Pueblo contra el Estatut de Catalunya se incluya la referencia de que la Constitución no conoce otra nación que la española, recogida ya en el fallo que resolvió la demanda del PP, el pasado junio.

La todavía presidenta del TC, María Emilia Casas, que será uno de los cuatro jueces salientes, se ha marcado como objetivo resolver todos los recursos pendientes contra la Carta catalana antes de abandonar el cargo. De momento, el alto tribunal ya ha fallado las demandas presentadas por la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón y Murcia. Quedan pendientes la de La Rioja y la del Defensor del Pueblo. El juez conservador Jorge Rodríguez Zapata es el ponente del recurso de este último y, de momento, ha presentado ya cuatro borradores que han sido rechazados por el resto de sus colegas.

Pero este no el único motivo por el que no todavía no hay sentencia. Aragón pretende asegurarse, según fuentes jurídicas, el voto del bloque conservador para alcanzar la presidencia y, por ello, quiere repetir los argumentos que movilizaron a Catalunya contra la sentencia del alto tribunal y que tanto han gustado al PP. Además, está dispuesto a aceptar que la vicepresidencia recaiga en el conservador Ramón Rodríguez Arribas. La semana pasada ambos participaron en el congreso anual de letrados del TC, celebrado en Murcia.

DISCURSOS DIFERENTES / El bloque progresista, que sigue integrado por cuatro magistrados, no está dispuesto a ceder ni un ápice. «El recurso del Defensor del Pueblo utiliza otro discurso», subrayan las fuentes consultadas, y sostienen que no tiene sentido incluir esa referencia que, entienden, solo busca «repetir el follón» vivido el pasado junio.

No obstante, las fuentes consultadas creen que ese fallo tiene pocas posibilidades de ver la luz, pues lo más probable es que, si no se resuelve esta semana, quede pendiente hasta que se renueve la institución para no interferir más en las elecciones catalanas del 28-N. La misma suerte correrá la demanda de La Rioja, cuyo ponente es Eugeni Gay, que cesará también en noviembre.

El pleno del TC se reúne hoy y encima de la mesa, además de los recursos contra la Carta catalana, tiene las demandas presentada por la Comunidad de Madrid y La Rioja contra la negativa del Senado de dar el plácet al juez Enrique López como candidato al alto tribunal. Las fuentes consultadas sostienen que TC no admitirá los recursos por falta de legitimidad. Tras esta decisión, quedará desbloqueada la negociación para nombrar a los sustitutos de otros cuatro jueces en el Congreso. Con la renovación, el bloque progresista quedará reforzado, ya que teóricamente contará con siete miembros frente a los cinco conservadores.

Noticias relacionadas

FUGA DE VOTOS / Por todo ello, Aragón tiene posibilidades de hacerse con el cargo de presidente en detrimento del progresista Pascual Sala, al que no votarían los jueces conservadores y que sufriría una fuga de apoyos de su propio bloque por las afinidades docentes de Aragón con algunos de los nuevos magistrados. Para los catalanes, la elección de Aragón sería interpretada como una afrenta.

Mientras, Casas se comprometió ayer a hablar «con gusto» de la reforma legal que limitará a seis años el mandato de los jueces elegidos por el Senado cuando abandone su cargo. También criticó a los que han tratado de instrumentalizar el TC. «Son actuaciones reprobables que van en detrimento de la democracia», dijo en un acto en el Colegio de Registradores de la Propiedad en Madrid.