Ir a contenido

VIAJE DEL 'PRESIDENT' A CHINA

Montilla allana el camino para facilitar las inversiones de Chery en Catalunya

La compañía busca terrenos para instalar una fábrica de automóviles en Europa que crearía 3.000 empleos directos

El quinto fabricante del gigante asiático pretende potenciar la fabricación de coches eléctricos

ADRIÁN FONCILLAS

El presidente de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, allana el camino para el desembarco del fabricante chino Chery en Catalunya. El president y el gobernador de la provincia china de Anhui, Wang Sanyun, han acordado hoy empezar a redactar un informe conjunto para decidir la viabilidad del proyecto.

El viaje de Montilla a Hefei, la capital provincial, había generado rumores sobre la posibilidad de plantas de fabricación y miles de puestos de trabajo. El proyecto, sin embargo, está en fase embrionaria. Fuentes del ayuntamiento han asegurado que el desenlace podra llegar en meses. Por ahora no se ha firmado nada.

La fábrica supondría la creación de 3.000 empleos directos y 10.000 indirectos, según han explicado a Europa Press fuentes cercanas a la negociación. Estas cifras suponen que tendría un tamaño ligeramente mayor al de la planta de Nissan en Barcelona. El análisis para concretar el proyecto se prevé completar "cuanto antes", pero todavía está en fase inicial, por lo que se deben decidir aspectos que van desde la ubicación hasta el volumen de producción de vehículos. En todo caso, Chery contempla producir vehículos convencionales en las instalaciones catalanas y distribuirlos en la Unión Europea y el Mediterráneo. El proyecto cuenta con la implicación de Chery y de la Generalitat de Catalunya, así como de un grupo inversor de Hong Kong y del centro de investigación en automoción Idiada de Tarragona.

El ayuntamiento ha justificado el secretismo sobre las negociaciones por la intención del fabricante chino de no dar pistas a la competencia. También ha recordado que el viaje había sido planeado con mucha antelación (de hecho, fue cancelado en una ocasión) y que quería celebrarlo antes de que empezara el periodo de elecciones. El viaje ha recibido críticas de electoralismo estos días. Montilla ha añadido que el constructor chino, entre varias novias, había preferido Catalunya por su logística y prestigiosos centros de investigación.

Lenta negociación

La negociación llevaba meses gestándose discretamente, después de la visita del presidente de Chery, Yin Tongyue, al Palau de la Generalitat en septiembre del 2009, en un viaje en el que también inspeccionó el Puerto de Barcelona como una infraestructura logística básica para la distribución de automóviles. Chery -que recientemente anunció el fichaje del futbolista del FC Barcelona Leo Messi como imagen internacional de la marca- llega a más de 80 países y dispone de varias fábricas en el extranjero, concretamente en Malasia, Tailandia, Indonesia, Uruguay, Egipto, Rusia y Ucrania.

En el primer semestre del 2010, según datos de la propia compañía, vendió 308.900 unidades, lo que supuso un incremento del 46,25% respecto de los seis primeros meses del año anterior. La firma, de capital completamente chino, fue fundada en 1997 y se ha colocado como el quinto mayor fabricante de automóviles de China, un país que el año pasado superó a Estados Unidos como el mayor mercado de automóviles del mundo.

Chery fabrica actualmente una decena de modelos, que comercializa bajo las marcas Chrey, Riich, Rely y Karry. En febrero del 2009 Chery presentó el primer modelo de coche eléctrico, el S 18, mientras que en la Expo de Shangái presentó el vehículo con pila de hidrógeno FCEV, que empezará a comercializarse este año.

Acuerdo con Seat

Chery ha basado su expansión en los últimos años en acuerdos con otras compañías automovilísticas. Una de ellas es Seat, a la que compró en el año 2000 la cadena de montaje del antiguo Seat Toledo, que dejó de fabricarse en Catalunya en el año 1998. La adaptación del Toledo por parte de Chery , denominado Cowin, todavía se comercializa en Europa del Este y en China. También firmó un acuerdo de cooperación con la italiana Fiat para el suministro de 100.000 motores al año y en el 2007 pactó con el grupo Crysler mecanismos de introducción en el mercado estadounidense.

Fruto de los acuerdos con Fiat, Chery comercializa los modelos Línia, Grande Punto y Bravo de la marca italiana. Recientemente, las autoridades chinas han autorizado la creación de una empresa conjunta con la nortamericana Quantum, filial de Israel Corporation, especializada en nuevas energías, una línea de desarrollo que Chery quiere potenciar en el futuro. En este caso, la provisión es producir 150.000 vehículos eléctricos al año a corto plazo.

0 Comentarios
cargando