07 ago 2020

Ir a contenido

REUNIÓN ENtre el 'president' y el ministro de política territorial

El rescate del Estatut empezará por trenes, aeropuertos y becas

Chaves asume ante Montilla que a España le conviene desplegar la Carta catalana

El Gobierno y la Generalitat quieren concretar traspasos antes de las elecciones

NEUS TOMÀS / Barcelona
PILAR SANTOS / Madrid

El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, evidenciaron ayer que, aunque sea lentamente, las tensiones causadas por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut se van superando. En el encuentro que ambos mantuvieron durante dos horas en el Palau de la Generalitat no cerraron ningún acuerdo concreto, aunque tampoco estaba previsto. La visita de Chaves tenía otro propósito: demostrar que el Ejecutivo central no dejará a Montilla en la estacada. En septiembre se reunirá la comisión bilateral Estado-Generalitat con el objetivo de desencallar alguna negociaciones competenciales y, según fuentes gubernamentales, entre los traspasos de más envergadura que se quieren agilizar destacan los aeropuertos secundarios (Sabadell, Reus y Girona). Paralelamente, otra comisión, la mixta de transferencias, tendrá el encargo de intentar cerrar cuanto antes el traspaso de becas y la red de regionales de Renfe.

Quedaría pendiente el nuevo modelo de gestión de El Prat que, aunque no consta en el Estatut, es una reinvindicación del Govern y de los agentes económicos catalanes. Tanto Montilla como Chaves recordaron ayer que el aeropuerto barcelonés está vinculado a la reforma del sistema aeroportuario que está preparando el Ministerio de Fomento. Fuentes conocedoras del encuentro explicaron que en la próxima cita bilateral se analizarán también las inversiones que deberían incluirse en los próximos presupuestos generales del Estado a cuenta de la adicional tercera del Estatut, que establece que se destine el 18,8% a Catalunya. Además, en la misma comisión se intentará concretar otro de los capítulos de la Carta catalana que todavía no se ha empezado a desarrollar: la participación de la Generalitat en algún organismo estatal.

CERRAR LA «BRECHA» / El número tres del Gobierno se desplazó a Barcelona después de que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, le encargase la difícil tarea de coordinar la estrategia de recuperación de los artículos anulados o sometidos a una reinterpretación por el Constitucional. Además de las competencias, se intentará encauzar alguna de las reformas legislativas del ámbito judicial, uno de los capítulos más mutilados por el alto tribunal. Pero, aunque empiecen a redactarse, no se llegará a tiempo de aprobar ninguna modificación de ley antes de las elecciones autonómicas.

Chaves insistió en que existe un diálogo fluido y una relación estrecha entre el Gobierno central y la Generalitat. «El Estatut hay que cumplirlo y desarrollarlo porque es bueno para Catalunya y para el conjunto de España», subrayó el ministro de política territorial asumiendo uno de los argumentos que el president más ha repetido durante las últimas semanas. El objetivo último es cerrar la «brecha», tal y como la definió el vicepresidente, que se ha abierto por culpa de la sentencia. «Soy consciente de que los problemas no son solo de índole jurídico», reconoció.