manifestación de respuesta al TC

El 10-J suscita una mayoritaria ola de simpatía

El 42,6% de los entrevistados opinan que la marcha fue un acto independentista

1
Se lee en minutos
R. T.
BARCELONA

Más allá de las polémicas abiertas en torno a la cifra de asistentes a la manifestación del 10 de julio en respuesta a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut –un millón y medio de personas según los organizadores; poco más de 60.000 según la agencia Efe y algunos medios abiertamente antinacionalistas–, el sondeo del GESOP revela que la movilización suscitó un sentimiento de adhesión mayoritario entre los catalanes.

El 52,8% de los entrevistados afirman que se sienten partícipes de la protesta del 10-J contra el recorte estatutario, frente al 42% que no comparten los motivos de la movilización (el 5,5% prefiere no tomar posición). La afinidad con los manifestantes que desfilaron por el paseo de Gràcia (simplemente deambularon por la zona ante la imposibilidad de avanzar) es claramente mayoritaria entre los encuestados catalanohablantes y entre los mayores de 45 años.

Noticias relacionadas

Pese a que la manifestación tuvo un carácter inequívocamente transversal, fueron los sectores independentistas, mucho más movilizados que otros ámbitos del catalanismo político, los que más se hicieron ver y oír, con abundante profusión de banderasesteladesy de gritos en favor de la ruptura con España. No es, por tanto, extraño que el 42,6% de los encuestados opinen que, pese a la presencia delpresident,José Montilla, en la cabeza de la marcha, la movilización fue un acto en favor de la independencia, mientras que el 31,4% sostienen que los manifestantes salieron a la calle para defender el Estatut tras el recorte y el 10,8% piensan que fue una mezcla de ambas causas lo que alimentó la reivindicación.

OPCIÓN MAYORITARIA / Un análisis detallado de las respuestas revela que, en general, predominan quienes creen que la del 10-J se trataba de una manifestación independentista entre los más jóvenes y entre los castellanohablantes. Esta opción se hace muy mayoritaria a medida que aumenta el sentimiento de pertenencia español de los encuestados y cuanto más a la derecha se sitúan estos en el espectro ideológico.