Ir a contenido

PONENCIA DE LA PRESIDENTA

El Tribunal Constitucional dicta sentencia sobre el Estatut

El fallo declara inconstitucionales 14 artículos, con una votación de ocho a dos

Otra treintena de preceptos han sido reinterpretados con el apoyo de seis de los 10 magistrados

MARGARITA BATALLAS / Madrid

La presidenta del Tribunal Constitucional (TC), María Emilia Casas, ha logrado resolver hoy, tras cuatro años de infructuosas deliberaciones, la sentencia del Estatut, que ha sido aprobada en bloques por dos tipos de mayoría: 8 a 2 y 6 a 4.

Para ello ha necesitado alcanzar un complejo pacto con el magistrado Manuel Aragón, teóricamente adscrito al sector progresista pero que en los anteriores seis intentos de sentencia se alineó con el bloque conservador. El acuerdo entre Casas y Aragón conlleva que 14 artículos del Estatut hayan sido declarados inconstitucionales por 8 a 2 y que otro bloque de artículos haya sido declarado constitucional por una ajustada votación de 6 a 4, aunque sometida a una interpretación de los preceptos. El preámbulo, en el que se hace referencia a Catalunya como nación, ha sido aceptado aunque poniendo todo el énfasis en que no tiene ningún valor normativo. Como compensación, el  texto del fallo hace referencia hasta ocho veces a la "indisoluble unidad de España". 

Los 14 artículos declarados inconstitucionales se refieren básicamente a la estructura del poder judicial en Catalunya, a las competencias del Síndic de Greuges, a la capacidad de regular los tributos y a algún aspecto de la lengua.

Los seis magistrados que han votado a favor para permitir que el fallo se aprobara son: Guillermo Jiménez Sánchez, Manuel Aragón Reyes, Eugeni Gay Montalvo, Pascual Sala Sánchez, Elisa Pérez Vera y la presidenta, María Emilia Casas.

Los magistrados del TC han participado esta tarde en cuatro votaciones: Preámbulo (aceptado por seis a cuatro); artículos inconstitucionales (aprobados por ocho a dos); artículos aceptados en su integridad (por seis a cuatro), y una treintena de artículos que los magistrados creen que requieren una clara reinterpretación (también aprobados por seis a cuatro).