Ir a contenido

Joan Ridao, secretario general de erc

Un avance cualitativo de los republicanos

Joan Tapia

Las primeras reacciones parlamentarias a la propuesta de reforma del mercado laboral no son negativas. Ningún grupo, excepto IU, ha expresado una oposición total. Y hay dos datos significativos. El primero es que el PP, contra lo acostumbrado, está abierto a negociar. El segundo es la buena recepción de Joan Ridao, portavoz de ERC en el Congreso. Ridao, que ya ha tenido contactos con Celestino Corbacho, ha asegurado que «la propuesta es un punto de partida estimable, aunque no sea una reforma revolucionaria ni rupturista». Y la ha tildado de «avance cualitativo importante». Esta posición indica que también a la izquierda del PSOE se sabe que es muy conveniente flexibilizar el mercado de trabajo para cambiar el modelo productivo, demasiado basado en la construcción, en los contratos basura y en el miedo del empresario a crear ocupación fija con alto coste de despido. Y más en un entorno económico movedizo y muy marcado por la crisis. Su apoyo contribuiría a resaltar que la reforma no es un dictado de los mercados, de la derecha, o de la patronal, sino algo racional.

Pero también indica que ERC no renuncia a ser un partido de gobierno. Muchas veces sus posiciones parecen obedecer solo a la lógica de un partido protestatario. Ahora Ridao muestra que ERC también tiene la oreja pegada a lo que piensa la pequeña y mediana empresa catalana.

0 Comentarios
cargando