Ir a contenido

mirador

El fantasma de la depresión

Joan Tapia

Desde que Zapatero anunció el 13 de mayo que bajaba un 5% el sueldo a los funcionarios y congelaba las pensiones en el 2011, el fantasma del pesimismo recorre España. A ello ayuda que Rajoy predica que estamos «intervenidos». Lo que hacen Merkel o Cameron no beneficia, luego no existe. Así, el Índice de Confianza del Consumidor, que remontaba y llegó al 78,2 en abril, se ha desplomado 13,1 puntos en mayo, hasta el 65,1 (el mínimo fue 49,1, a mitad del 2008). Y un barómetro de clima social muestra que para el 93% de los ciudadanos la situación económica es mala o muy mala y que el 86% cree lo mismo de la política.

Este pesimismo profundo comporta dos cosas. Una, que Rajoy ganaría hoy unas elecciones, que intentará forzar y que, pese al barullo, no se convocarán. Dos, una gran desconfianza en los líderes. El 76% suspende a Zapatero. Es lógico porque se ha equivocado mucho. Dijo que la crisis sería un mal rato y es una larga pesadilla. Se entiende menos que el 68% censure a Rajoy, sin desgaste de gobierno. Ha sido torpe con Matas, Camps, el caso Gürtel… y le lastra el tremendismo carpetovetónico de su crítica a Zapatero. Como Aznar con González. ¿Todos los líderes socialistas son corruptos, cómplices del GAL o débiles mentales para la derecha?

Resultado. El 86% de los ciudadanos no tienen confianza en Zapatero, y el 89%, en Rajoy. El 72% no quiere que Zapatero vuelva a ser candidato (un 59% de los votantes del PSOE) y el 60% piensa lo mismo de Rajoy (aunque la mitad de los votantes populares quieren que repita).

Zapatero vendía una socialdemocracia de Alicia en el país de las maravillas y Rajoy predecía que España se rompía y luego que se hundía. Y cuando ha llegado la bofetada nadie confía y la autoestima tiembla. Aznar sacó pecho a lomos del boom inmobiliario (muchos ingresos y crecimiento del PIB), poniendo los pies en la mesa de Bush y reconquistando Perejil. Zapatero, montado en el mismo animal, proclamó que éramos más modernos que Italia. Y que se preparara Francia. Ingenuo nacionalismo de dos políticos provincianos con el viento en popa.

Pero no todo es negro. El PIB vuelve a crecer (0,1%, muy poco), la producción industrial ha subido en marzo y en abril, y las exportaciones se disparan. Y los mismos españoles que dicen (93%) que la situación económica es mala aseguran que sus cuentas familiares son buenas (39%) o regulares (29%).

Si alguien explica que tenemos serios problemas pero que no es el fin del mundo (y no saca pecho), generará confianza. Pero quién sin Zapatero y sin Rajoy. Llamazares deambula por el paraíso, Rosa Díez compite en intemperancia y, mientras Duran salva a España una semana, sus socios quieren salvar a Catalunya (sin España) la siguiente. Complicado.

0 Comentarios
cargando