MIRADOR

La cataplasma

2
Se lee en minutos
David Miró
David Miró

Periodista

ver +

Al fin hemos sabido por qué filántropos de la talla deFlorentino PérezyEsther Koplowitzse cuentan entre los principales mecenas de la Fundació CatDem (antes Trias Fargas): porque cuando hay que sacar las castañas del fuego al Gobierno de turno, y salvar de paso la economía, ahí está la siempre fiel infantería de CiU, la cataplasma que todo lo vota y todo lo cura, ya que los partidos españoles son incapaces de ponerse de acuerdo en nada, ni siquiera en lanzar una mensaje de tranquilidad y confianza para evitar un derrumbe definitivo que todos pagarían. Pero esta vez quizá han ido demasiado lejos. Los europeos observan con pasmo cómo mientras CiU se bebe el aceite de ricino del tijeretazo con cara de asco,José María Aznar anima allende las fronteras hispánicas a los inversores a sacar sus dineros de España porque «el Gobierno es un desastre», en una muestra de patriotismo sin parangón. El mismo que demuestraEsperanza Aguirrecuando admite que dice «barbaridades» sobre economía solo por chinchar.

La marca España se hunde a pasos agigantados en el mundo y la victoria dela Rojaen el Mundial ya es casi una obligación, pues la eliminación será interpretada como un síntoma más de decadencia por ese ente llamadomercadosy que, por si no lo saben, les ha sustituido a ustedes como sujeto de soberanía y definidor de políticas. La casualidad ha querido que la responsabilidad futbolístico-económica esté también en manos de los catalanes, tanto los de origen como los de adopción, que forman la espina dorsal de la selección. Pero no se equivoquen, aun ganando habrá quien se fije en las medias (por si alguien tapa la banderita) o criticará la actitud poco marcial de otro mientras se oye el himno. No esperen que crezca el amor hacia Catalunya si losXavi, Piqué, PuyoloCescllevan ala Rojaa lo más alto. Siempre serán sospechosos. Pura cataplasma.

Noticias relacionadas

Salvar a España del desprestigio y el caos. Ese es el sino de una comunidad/nación donde alrededor de un 40% de los ciudadanos, según las encuestas, quieren votaren un referendo y enviar a esos que gritan en el Senado a freír espárragos. Es en Catalunya donde la marca España también cotiza a la baja. Después de años donde la economía iba como un tiro y en Barcelona abundaban los simposios sobre las causas de la decadencia catalana ante la pujanza de Madrid y Valencia, ahora resulta que la denostada industria es la única que puede sacar la economía del barrizal gracias a las exportaciones. Eso mientras en la costa mediterránea el paro se dispara y en la meseta el recorte máximo de altos cargos y de funcionarios que pueden asumir equivale a la extraordinaria cantidad de 16 millones de euros.

Coda. En España hoy el gran tema de controversia es que el Ejército no interpreta el himno en los actos del Corpus, definidos porMariano Rajoy como «la vida de la nación». Suerte tienen de tipos comoFlorentino, que saben colocar su dinero.