Ir a contenido

MIRADOR

Gobierno de concentración

Joan Tapia

Duran dice que Zapatero es un cadáver y las encuestas auguran a este una fuerte derrota. El PP y CiU quieren enterrarlo. Pero discrepan en la fecha. Rajoy pide elecciones ya, mientras que la prioridad de Mas es que no coincidan con las catalanas. Y la izquierda quiere engordar pero no tiene ni unidad ni calendario.

En este marco Zapatero puede sobrevivir pero está tocado. Primero porque no tiene mayoría para los presupuestos para el 2011. CiU, que en octubre estará en campaña, no los votará (tampoco lo hizo otras veces). La izquierda quiere protestar contra los recortes. Queda, como en los últimos años, el PNV, pero…

También ha perdido mucha credibilidad por exceso de confianza ante la crisis y haber acabado con lo que dijo que nunca haría: el tijeretazo. La crisis del euro y la desconfianza en la deuda soberana le han atrapado y al final ha hecho lo obligado. Lo único posible. Pero debe explicarlo. Fijar prioridades y hacer pedagogía con un Gobierno más cohesionado (más pequeño) y con autoridad moral. Y hoy (con el PP de acoso y derribo, CiU en campaña electoral y la izquierda esperando chupar voto) solo tiene una opción: el Gobierno de concentración socialista.

¿Es posible? Un amigo me recuerda que el político con más mítines a favor de Zapatero en el 2008 fue Felipe. Y añade que en Francia, cuando Jospin tuvo que prescindir en Hacienda de Strauss-Kahn (hoy director del FMI), llamó a Fabius, su rival de siempre. Mi amigo sigue. Lo primero es saber comunicar y tener experiencia. Ello aconseja nombrar vicepresidente a Rubalcaba. No rompe nada porque estuvo con Felipe y está con Zapatero. Y como la vicepresidenta económica –que encarna el mensaje de rigor– debe continuar, Rubalcaba explicaría toda la política, incluso la económica. Algo que hasta ahora no se ha hecho. Mi amigo preconiza también una política exterior más realista y europeísta. Llamar a Solana.

Le objeto que tres felipistas son demasiados para Zapatero. Responde que el presidente debe compensar con gente más joven, más suya, y eficiente. ¿Quieres la quiniela? Blanco, pieza clave, debe seguir en Fomento y Ferraz. Chacón aunaría Defensa e Interior. Sería un gesto a las mujeres y al PSC. Sebastián acumularía Industria e Investigación. Y Jiménez sumaría Vivienda e Igualdad. También retrasaría un año la prohibición total de fumar en lugares públicos. La crisis es la prioridad.

Acaba. Tres felipistas con peso propio (Rubalcaba, Salgado y Solana) y cuatro zapateristas de futuro (Blanco, Chacón, Sebastián y Jiménez). Gabilondo seguiría en Educación (junto a Cultura), y Trabajo depende del diálogo social. Quedan los departamentos de Justicia y Medio Ambiente. El Gobierno pasaría de 17 a 11 miembros.

0 Comentarios
cargando