Ir a contenido

Miguel Boyer, exministro de economía y hacienda

Hoy no hace política, es un fármaco que hace pensar

Joan Tapia

Hace 25 años (ayer), Miguel Boyer iba a Sitges (entonces Lloret) para predicar la salida de la crisis. Salimos. El viernes solo quiso auscultar al enfermo. Seis titulares:

1. La crisis española se debe al exceso de inversión. El 30% del PIB durante mucho tiempo (con un ahorro interno del 21%), lo que generó un déficit exterior fuerte que ahora se corrige. EEUU invertía el 13%, y la zona euro, el 20%.

2. Lo grave fue el exceso de inversión en la construcción. El 15% del PIB, la mitad del total, lo que llamó mano de obra sin cualificar. Y el fin del boom disparó el paro. En el 2009, el empleo cayó el 6,7%, frente al 3,8% en EEUU y el 1,9% en la zona euro. Culpable: la construcción (un paro del 26%; en los servicios –el 71% del PIB–, el 9,6%).

3. El Gobierno ha hecho los deberes. La caída del PIB del 2009 (3,6%) es la segunda menos mala de la UE. Los estímulos fiscales han sido los quintos mayores de la OCDE.

4. La productividad en la industria es alta. Por eso España es, tras Alemania, el país de mayor crecimiento exportador.

5. Hay que crear empleo fijo que se forme en la empresa. Es el activo de Alemania. Ello requiere no impedirlo con costes altos, incluido salario mínimo y despido.

6. Hay que girar la educación totalmente. De arriba abajo.

Boyer es un fármaco. Obliga a pensar. José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy deberían practicarlo. Una hora al día.

0 Comentarios
cargando