10 jul 2020

Ir a contenido

Crisis en una institución

Millet cobró al consuegro por una boda que pagó el Palau

El acusado recibió 40.000 euros pese a que cargó al Orfeó el enlace de su hija Clara

J. G. ALBALAT
BARCELONA

Boda de la hija de Félix Millet en la iglesia de Santa Maria del Mar de Barcelona, el 28 de junio del 2002.

Boda de la hija de Félix Millet en la iglesia de Santa Maria del Mar de Barcelona, el 28 de junio del 2002. / RICARD CUGAT

Una boda por todo lo alto. La flor y nata de la sociedad catalana se dio cita el 28 de junio del 2002 en el Palau de la Música para celebrar la ceremonia nupcial de Clara Millet, una de las hijas del que entonces era presidente de la Fundació Orfeò Català-Palau de la Música, Fèlix Millet, ahora imputado por una millonaria apropiación de fondos. Hasta hace pocos meses se creía que Millet, como padre de la novia, había pagado de su bolsillo su parte de los gastos del enlace. Pero no fue así, porque las facturas, por un importe de 81.156 euros, corrieron a cargo de la entidad cultural que dirigía. Sin embargo, los investigadores que analizan las cuentas del Palau de la Música han hallado otra sorpresa: Millet percibió la mitad de los gastos de la mano de sus consuegros. Es decir, al menos unos 40.000 euros.

Fuentes cercanas a la investigación admitieron ayer a este diario que los consuegros de Millet habían pagado la mitad de la boda de su hijo, Xavi Rafart, con Clara Millet, sin tener conocimiento de que, en realidad, el que pagaba no era el presidente del Palau y padre de la novia sino la Fundació Orfeó Català, según las facturas aportadas al proceso judicial abierto por el desvío de millones de euros de la entidad. Otras fuentes conocedoras del enlace precisaron que, incluso, la familia del novio tuvo que recortar su lista de invitados para poder hacer frente al gasto que suponía la boda, cuyo acto religioso se celebró en la iglesia de Santa Maria del Mar. Al convite organizado en el Palau (tuvieron que realizarse obras) acudieron 'consellers' de la Generalitat de la época, financieros e importantes empresarios.

Los abogados del Palau presentaron a principios de octubre diversos documentos sobre los dispendios personales de Millet. Entre estos papeles había documentos justificativos de importes de la boda sufragados por parte de la Fundació Orfeó Català que ascendía a 81.156 euros. Entre las facturas aportadas hay una de un servicio de azafata (258 euros), otra de flores (11.161 euros), unas reformas de 33.415 euros (recubrimiento de la platea, palcos y pasillos de la sala central del Palau) y la participación de los coros del Orfeó en la ceremonia religiosa, (5.500 euros).

EL MENÚ Y EL TROMPETISTA

Las presuntas irregularidades también se extienden a la boda celebrada el 22 de septiembre del 2000 entre Laila Millet y el biólogo inglés Ross Jackson. El Palau de la Música cambió la música clásica por la del legendario trompetista Louis Amstrong, a gusto de la novia. Los invitados a la ceremonia degustaron un aperitivo a base de 'foie' y taquitos de jamón de jabugo para pasar luego al salón de conciertos, donde se sirvió la comida. Solo el almuerzo, servido por Prats-Fajó, costó 28.895 euros (4, 8 millones de pesetas), y las flores, 6.769 euros (1,1 millones de pesetas). Millet cargó a la fundación facturas relacionadas con la boda por 129.010 euros.

LAS VACACIONES

Los investigadores se han encontrado con otras sorpresas que dan a entender que Millet manejaba las cuentas del Palau como si fueran las suyas personales. Y es que a la fundación que representaba también cargó los viajes de verano de él y su familia a la isla de Menorca, donde tiene una vivienda. Según las mismas fuentes, en estos dispendios también podría figurar personal de servicio o un canguro para las niñas de la familia. No se descarta que en la auditoría que está a punto de acabar el nuevo equipo que dirige el Palau se incluyan otros desembolsos de estas características, que se irían sumando a los ya descubiertos, como el desvío de dinero de la entidad cultural para pagar las obras en inmuebles propiedad tanto de Millet como de su mano derecha, Jordi Montull.