Ir a contenido

HA INTERPRETADO 'EL CANT DELS OCELLS'

Noa se sobrepone a intento de boicot y canta en catalán en acto de la Diada

Activistas de la plataforma Aturem la Guerra han soltado globos con el lema "Boicot a Israel''

Saura aplaude la actuación de la cantante y da por "cerrada" la polémica

EUROPA PRESS
BARCELONA

Los aplausos han ganado a los abucheos hoy en la actuación de la cantante israelí Noa junto a la orquestra Árabe de Barcelona en el acto institucional de la Diada.

Activistas de la plataforma pacifista Aturem la Guerra han tratado de boicotear su actuación ya que, a su juicio, la cantante avaló la ofensiva israelí en la Franja de Gaza a principios de año, por lo que han silbado, gritado, pitado, y han exhibido banderas y pañuelos palestinos durante la actuación de Noa así como también han tirado globos blancos y negros con la leyenda "Boicot a Israel".

El sueño de la artista

Pese a ello, han sido más los asistentes del público que han aplaudido a Noa y coreado su actuación, en la que, tras cantar El cant dels ocells, se ha dirigido a todo el auditorio. Tras expresar sus deseos de paz en Oriente Próximo, ha manifestado: "Es mi sueño cantar en la firma del tratado de paz entre Israel y Palestina. Yo no abandonaré nunca este sueño".

Momentos antes y en otro escenario, el conseller de Interior y presidente de ICV, Joan Saura, ha querido hoy dar por "cerrada" la polémica originada por su propio partido al manifestar su rechazo a la actuación de la cantante israelí Noa en el acto oficial de la Diada.

Cuestión "cerrada"

Tras depositar la ofrenda floral en el monumento a Rafael Casanova, Saura ha respondido de forma escueta a las preguntas de los periodistas y ha subrayado: "No quiero opinar, quiero cerrar esta polémica y no opino".

La decisión de ICV de realizar hoy una protesta simbólica en contra de la presencia de la cantante israelí Noa por una declaraciones en contra de Hamas ha abierto un nuevo conflicto diplomático con Israel, cuya embajada ha acusado a los críticos con la artista de estar a favor de los fundamentalistas islámicos.

10.000 personas en la Ciutadella

Como en los dos últimos años, el acto se ha celebrado frente a la cascada del Parc de la Ciudadella, pero esta vez 2.000 personas de las 10.000 que han acudido al acto, según la Generalitat, se han podido acomodar delante del escenario, en las sillas habilitadas para la ocasión.

Menos suerte ha tenido el resto, que ha permanecido de pie, eso sí, sin tener que sufrir el intenso sol del año pasado.

Primeros compases

El primer susto se ha producido en los primeros compases de la ceremonia, al escucharse de repente los gritos de protesta de una parte del público situado en las últimas filas, pero no se trataba de una reivindicación política: simplemente se quejaban de haber perdido visibilidad tras haberse levantado de sus sillas la gente que se encontraba enfrente de ellos.

Noa ha sido de los primeros artistas en intervenir en el evento, conducido por la actriz Montserrat Carulla y que ha arrancado sobre las 11.30 horas con el desfile de la Guardia d'Honor de los Mossos d'Esquadra, seguido de la simbólica entrega, por parte del alcalde de Vilanova i la Geltrú, Joan Ignasi Elena, de la senyera de su ayuntamiento al presidente del Parlament, Ernest Benach, y al presidente catalán, José Montilla, que presidían el acto.

La bandera de Vilanova i la Geltrú

La bandera catalana del consistorio de Vilanova i la Geltrú, cuna del primer presidente de la Generalitat republicana, Francesc Macià, de quien se conmemora el 150º aniversario de su nacimiento, ha sido izada al son de El Cant de la senyera.

Justo a continuación han entrado en escena Noa y los músicos marroquís de la Orquesta Árabe de Barcelona, y ha sido entonces cuando se ha cumplido la amenaza: medio centenar de activistas repartidos entre el público se han levantado de sus sillas, han hecho sonar sus silbatos y han exhibido banderas y pañuelos palestinos, además de hojas con el lema "Boicot a Israel".

Aplausos de Saura

Noa, que entre las dos canciones que ha interpretado ha insertado un discurso en catalán a favor de la paz, ha tenido que actuar en medio del alboroto provocado por este grupo minoritario, al que en varias ocasiones ha acallado con aplausos el grueso del público, incluidos el presidente de ICV, Joan Saura, y otros ecosocialistas.

Primero ha interpretado El Cant dels ocells y después una versión de La vita è bella, ambas en catalán, muy ovacionadas por la gran mayoría de los presentes, que han abroncado a los activistas cuando estos abandonaban el lugar tras finalizar Noa su actuación.

Discurso entre canción y canción

En su inesperado discurso leído entre canción y canción, Noa ha lamentado toda la "sangre vertida" en Oriente Próximo, ha defendido el diálogo como solución al conflicto y ha terminado con una sentida declaración: "Mi sueño es estar presente y cantar en la firma del tratado de paz entre Israel y Palestina. No abandonaré nunca este sueño", ha proclamado, antes de acabar con un "¡Visca Catalunya!".

El resto del acto, de un alto valor artístico, ha transcurrido sin incidentes, con las aportaciones de la actriz Rosa Novell -que ha recitado Viatge a Ítaca-, la bailarina Rosa Muñoz, la cantante Sílvia Pérez Cruz, el actor Enric Majó -que ha leído fragmentos de una obra del fallecido Baltasar Porcel-, el padre de la rumba catalana Peret, el bailarín Cesc Gelabert y el poeta Joan Margarit, antes de dar paso a Els Segadors con la Cobla Sant Jordi y el Coro de Cámara del Palau de la Música.

Dirigido por Ollé

Al acto, cuya dirección artística corría a cargo de Joan Ollé y que ha estado marcado también por la celebración del 150º aniversario del nacimiento de Macià y por la designación de Barcelona como sede de la Unión por el Mediterráneo, han asistido como es habitual numerosos representantes políticos y de la sociedad civil catalana.

Detrás de Montilla y Benach, en la tribuna de autoridades en la parte posterior del escenario, se encontraba buena parte de los miembros del Govern, el jefe de la oposición, Artur Mas, y otros líderes parlamentarios, mientras que los ex presidentes catalanes Jordi Pujol y Pasqual Maragall esta vez estaban sentados en primera fila frente al escenario.