POLÉMICA SOBRE LAS FÓRMULAS DE GOBIERNO EN CATALUNYA

Convergència explicita el pacto entre Zapatero y Mas en el 2006

Puig admite que el acuerdo incluía dejar gobernar al más votado

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Lo habían dicho de diversas formas, con más o menos circunloquios y, por supuesto, habían manifestado su profundo malestar por el incumplimiento de "los compromisos adquiridos", pero no de forma tan rotunda. El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, lo dijo el pasado jueves sin rodeos: el pacto cerrado sin luz ni taquígrafos entre José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas el 21 de enero del 2006 para "salvar" la negociación del Estatut incluía el apoyo de CiU al PSOE en las Cortes, si era necesario, así como el respaldo del PSC a los nacionalistas si estos ganaban las elecciones del 2006 en Catalunya. Es decir, la renuncia a reeditar el tripartito.

"Con el pacto había un acuerdo sobre el Estatut y para dar estabilidad en España si CiU era necesaria, y para dar estabilidad en Catalunya si el PSC era necesario". "Era un acuerdo de respeto a las fuerzas ganadoras para liderar España y Catalunya", dijo Puig en Els Matins de TV-3.

El número dos de CDC recriminó al presidente del Gobierno no haber cumplido el pacto ni en lo referente al Estatut ni al PSC, por "falta de liderazgo". Para Puig, que Zapatero no pudiera obligar al PSC a ceder la presidencia de la Generalitat a Mas, tras revalidar en las elecciones del 2006 su condición de primera fuerza política catalana, significó más inestabilidad en Catalunya y en el conjunto de España, dado que el PSOE no puede contar con el apoyo estable de los 10 diputados de CiU.

COMPROMISO DE PSOE Y PSC

Noticias relacionadas

Mas y otros dirigentes de CDC se han quejado en reiteradas ocasiones de los incumplimientos de Zapatero sin formular tan claramente la acusación. Ahora, el líder de CiU ya ha anunciado que para abordar la posibilidad de cualquier pacto en España exigirá que tanto el PSOE como el PSC se comprometan previamente a dejar gobernar a la lista más votada en las próximas elecciones catalanas. El expresident Pasqual Maragall también se ha quejado reiteradamente de que Zapatero había entregado su cabeza en el pacto de la Moncloa del 2006, garantizándole a Mas que no repetiría como candidato de los socialistas catalanes. Maragall situó su relevo por José Montilla en el marco de esta operación.

El PSC, por boca de su secretario de organización, José Zaragoza, replicó a Puig pidiendo "coherencia" a Mas y puso como ejemplo de lo contrario el reciente aval de CDC a una moción de censura en Vilafranca del Penedès que elevará a 18 los ayuntamientos en los que CiU no respetaría la lista más votada.