Ir a contenido

Las perspectivas electorales

El PSOE vuelve a ser el más votado a pesar de la recesión

Hoy los socialistas sacarían el 41% y de 161 a 164 diputados, y el PP, de 154 a 156

Ambos partidos bajan con respecto al 9-M, mientras que UPD e IU ascienden

EL PERIÓDICO
BARCELONA

A pesar de que la recesión económica sigue al galope, el PSOE recupera la supremacía electoral y vuelve a superar al PP en la estimación de voto. No cabe duda de que en el ánimo de los españoles encuestados han pesado más las crisis de corrupción que están llevando a mal traer a los populares que las razones económicas que afectan a todos. No obstante, pese a esa recuperación, los socialistas no pueden echar las campanas al vuelo porque casi todos los indicadores les son claramente desfavorables.

Según la encuesta de GESOP, el PSOE obtendría el 41% de los votos (ocho décimas más que en el barómetro publicado el 2 de noviembre del 2008, pero 2,6 puntos menos que en las elecciones del 9-M). A esto se añade una caída de casi tres puntos en la estimación atribuida al PP (el 38,5% frente al 41,3%) respecto a noviembre y de casi un punto sobre marzo del 2008.

EL ABANICO DE ESCAÑOS

Con estos datos, los socialistas obtendrían entre 161 y 164 escaños y los populares, entre 154 y 156. El PSOE cuenta ahora con 169 diputados y el PP, con 154. Es evidente que la recuperación del PSOE en las últimas semanas no se debe tanto a los méritos del Gobierno por la gestión de la crisis económica como al desprestigio que se inflige a sí mismo el PP por los casos de corrupción.

La encuesta constata un avance sustancial de Izquierda Unida (que hace poco sustituyó como coordinador general a Gaspar Llamazares por el prácticamente desconocido Cayo Lara). IU e ICV, con casi el 5% de espectativas de voto en esta encuesta, obtendría entre cuatro y cinco diputados, frente a los dos que tiene tras su hundimiento en las elecciones de marzo pasado.

LA CAMPANADA DE UPD

El partido de ámbito estatal que da la campanada es el de la exsocialista vasca Rosa Díez, Unidad, Progreso y Democracia (UPD), que cuadruplica el resultado del 9-M y obtendría entre 3 y 5 diputados (ahora cuenta con un solo escaño). El ascenso de UPD es, probablemente, otra de las razones de la caída del PP, que, más que el PSOE, es la formación a la que Díez disputa el espacio electoral.

POCOS CAMBIOS

Los partidos de ámbito autonómico quedan prácticamente como estaban, con la posibilidad de ligeras variaciones: CiU, aun con dos décimas menos en estimación de voto respecto al 9-M, se quedaría con los 10 escaños que tiene ahora o añadiría otro a su grupo parlamentario. El PNV se quedaría igual (seis diputados) y ERC podría perder uno de los tres diputados que tiene en esta legislatura. Las formaciones regionales y nacionalistas minoritarias sumarían en conjunto entre cinco y seis escaños.

La subida del PSOE en estimación de voto se corresponde también con un ascenso aún superior en la intención directa de voto --aquella que confiesan los encuestados dirigida a los partidos y que se refiere a todo el censo-- respecto a noviembre pasado, frente a una bajada de casi cuatro puntos en la intención de voto que recolecta el PP. No obstante, esos datos positivos contrastan con otros que obligan a poner sordina a las tentaciones de optimismo: la opinión sobre la actuación del Gobierno sigue su ascensión negativa, con seis puntos por encima del de noviembre. Peor parada sale la opinión sobre la oposición del PP, con 50 puntos de diferencia entre los que la consideran mala o muy mala y quienes la califican de buena o muy buena.

LA FIDELIDAD

En cuanto al índice de fidelidad, los populares pierdan 3,5 puntos de sus antiguos electores, mientras el PSOE recupera 2,4. Además, el grado de confianza con el PSOE está en el 25,9%, y el de desconfianza, en el 42,4%, este último en aumento. Pero peor le va al PP, con el grado de confianza del 18,3% y el de desconfianza en el 54,4%. Una diferencia notable que de algún modo debe tener relación con el comportamiento electoral de los encuestados.

0 Comentarios
cargando