21 oct 2020

Ir a contenido

COMUNICADO DE LA ORGANIZACIÓN TERRORISTA

ETA amenaza a los participantes en el AVE vasco

La banda asume el asesinato de Ignacio Uria y el ataque a EiTB

EL PERIÓDICO
BILBAO

La banda terrorista ETA reivindicó anoche en un comunicado el asesinato, el pasado 3 de diciembre, del empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizabal, al tiempo que renovó su amenaza a todos los técnicos y responsables de las empresas que trabajan directa o indirectamente en el proyecto de la Y vasca, las obras del tren de alta velocidad en Euskadi.

En su nota enviada al diario Gara, la organización terrorista explica que el asesinato de Uria, que califica de "ejecución", se produjo por su condición de responsable de la constructora Altuna y Uria, relacionada con la obra del tren de alta velocidad, y también por haberse "negado a pagar el impuesto revolucionario", la extorsión con la que ETA atenaza a numerosos empresarios vascos

Uria, de 70 años, fue asesinado de dos tiros cuando se dirigía a jugar su habitual partida de cartas en un restaurante de Azpeitia (Guipúzcoa). Los terroristas buscaron un objetivo fácil, pues no llevaba escolta pese a ser propietario de una empresa amenazada. Fue el primer atentado mortal cometido por ETA tras la detención en Francia del número uno de la banda, Garikoitz Azpiazu, Txeroki. Altuna y Uria ya había sufrido actos de sabotaje por ser adjudicataria de tramos de esta infraestructura.

En su comunicado de anoche, ETA anuncia que el proyecto del AVE vasco es susceptible de nuevos atentados y dirige su amenaza "a los ingenieros, técnicos superiores, responsables o dirigentes de empresas" que participan en las obras o tienen que ver con ellas "para que suspendan los trabajos". "Mientras se siga adelante con esta destrucción y este macroproyecto por decreto y sin debate público, los citados responsables y sus propiedades serán objetivo de ETA", señala.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Además, la banda reivindica el atentado cometido el pasado 24 de diciembre con una furgoneta bomba contra la sede de EiTB --la radiotelevisión pública del País Vasco-- en Bilbao y aclara que el ataque iba dirigido también contra la cadena de televisión Antena 3, los diarios Expansión y El Mundo y la emisora Onda Cero, que tienen oficinas en el mismo edificio. A estos medios de comunicación los acusa de estar a favor del "fascismo español", y a la televisión vasca, de seguir "las órdenes" del PNV y "desfigurar el conflicto" de Euskadi.

La banda terrorista asume asimismo el atentado que cometió contra un repetidor de telecomunicaciones en el monte Arnotegi de Bilbao, el pasado 20 de noviembre.