Ir a contenido

El fiscal recurre contra el carpetazo del 'caso Yak-42'

MARGARITA BATALLAS / MADRID

Fernando Burgos, teniente fiscal de la Audiencia Nacional, insistió ayer en su petición de juzgar a tres mandos por los errores de identificación de 30 de los 62 militares fallecidos en Turquía en el 2003 en el accidente del Yak-42. El juez Fernando Grande-Marlaska archivó el caso por considerar que esos fallos no eran delictivos.

Para el fiscal, el general de sanidad Vicente Navarro, el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez cometieron un delito de falsedad por haberse "inventado" la identidad de estos militares, que fueron enterrados o incinerados por "familiares que no lo eran".

La fiscalía sostiene que este delito se ha perpetrado porque los archivos de los cementerios donde estos militares fueron inhumados "son falsos". Burgos afirma que esta falsedad no es "inocua"--como sostuvo el magistrado--, ya que puede afectar a "exámenes genéticos de relevancia en derecho de familia o derecho sucesorio".