Ir a contenido

El nuevo plan Ibarretxe cosecha un fuerte rechazo en España

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El nuevo plan Ibarretxe, lanzado por el lendakari hace dos meses, ha tenido mala acogida entre los españoles. El 56% lo desaprueba mientras que solo el 26% lo apoya, según los resultados del Barómetro elaborado por GESOP para EL PERIÓDICO, cuya publicación finaliza hoy.

La nueva propuesta del presidente vasco incluye un referéndum, a celebrar en octubre del 2008, para consultar a los vascos sobre la futura relación de Euskadi con España. En una reunión celebrada en la Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero expresó a Juan José Ibarretxe su rotundo rechazo de la propuesta.

El plan de Ibarretxe recibe un apoyo mayoritario (53,8% frente a 30,8%) en el País Vasco. Fuera de este territorio, la oposición es sistemática, con la única excepción de Catalunya, donde recibe un apoyo similar al obtenido en Euskadi.

El rechazo del plan en el conjunto de España es aún más claro en las respuestas dadas a la pregunta que ahonda en su principal aspecto: ¿Quién debe decir sobre las relaciones del País Vasco con España? Los que creen que deben ser el conjunto de los españoles (78,7%) quintuplican a los que opinan que han de ser solo los vascos (15,7%). Es significativo que, incluso en el País Vasco, sean más los que apoyan la primera opción (48,7%) que los partidarios de la segunda (42,3%).

Sólo los electorados de los partidos nacionalistas de Catalunya y Euskadi apoyan mayoritariamente el derecho de los vascos a decidir, aunque es reseñable que cinco de los 15 votantes del PNV consultados digan que es el conjunto de los españoles quien ha de tener la última palabra.

APOYO AL GOBIERNO

El rechazo al nuevo plan Ibarretxe se manifiesta también cuando se pide a los encuestados su opinión sobre la posición del Gobierno de Zapatero, que considera fuera de la ley el referéndum y rechaza su celebración. Quienes apoyan la postura gubernamental (62%) cuadruplican a quienes la rechazan (15%).

Es significativo que el porcentaje de electores del PP (75,4%) que en esto aplauden al Gobierno sea mayor que el de los votantes socialistas (68,5%). En el campo nacionalista, el rechazo de la posición del Gobierno es frontal entre los electorados del PNV y ERC, pero no sucede lo mismo entre los votantes de CiU: son más los que apoyan a Zapatero que los que se oponen.