Ir a contenido

PSOE y PP, a punto de repartirse los gobiernos de Álava y Navarra

Los nacionalistas dan por hecha la ayuda mutua entre socialistas y populares

Ibarretxe augura nuevos movimientos políticos e "iniciativas de calado"

ANA GARBATI / BILBAO

El futuro de los gobiernos de Álava y Navarra, ambos todavía pendientes de constituirse, están más unidos de lo que parecen. Esa es al menos la tesis que cada día cobra mayor fuerza entre los partidos nacionalistas vascos, que dan por seguro un entendimiento entre el socialistas y populares para posibilitar que los regionalistas de Unión del Pueblo Navarro (UPN), como marca del PP en la comunidad foral, se hagan con el Gobierno foral y los socialistas vascos se queden con la presidencia de la Diputación General de Álava.

El acuerdo se habría fraguado en Madrid, entre las direcciones centrales de ambos partidos. Sin embargo, en el caso de Navarra, la opción choca frontalmente con los deseos de la militancia, que había apostado por una alianza con la coalición vasquista Nafarroa Bai para hacer posible "el cambio". José Blanco, secretario de organización del PSOE, dijo ayer que no contempla un apoyo explícito del PSN a UPN, pero sí que perseguirá "garantizar la estabilidad".

EL 26 EN ÁLAVA

La primera parte de este acuerdo se deberá despejar el próximo día 26, que es cuando se celebrará la elección del diputado general de Álava entre los cuatro candidatos presentados. El del PP, Javier de Andrés, cuenta con 15 diputados; Txarli Prieto (PSE), 14; Xabier Agirre, 18 apoyos (los 14 del PNV más otros dos de EA y dos de EB); y el candidato de la aberzale ANV, Aitor Bezares, dispone de cuatro representantes.

Agirre apuntó ayer que está abierto al pacto con los socialistas y que habría para ello varias fórmulas, siempre y cuando el diputado general sea del PNV. Sin embargo, el socialista Prieto lleva días anunciando que será él quien presida el Gobierno alavés aunque no desvela de donde sacará el apoyo que precisa.

El propio candidato del PNV sugirió ayer que la negociación abierta para el gobierno de Navarra podrá "influir" en la situación alavesa. Este nexo entre Álava y Navarra ha estado desde el primer día sobre la mesa y, de hecho, se contaba que en el caso de haber prosperado el acuerdo entre PSN y Nafarroa Bai, la alianza hubiera tenido su reflejo en Álava.

MOVIMIENTOS DEL LENDAKARI

El presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, que ayer recibió al nuevo equipo de gobierno de la Diputación Foral de Vizcaya, anunció que en los próximos cuatro años de los gobiernos forales habrá "grandes movimientos en términos políticos".

Aludió Ibarretxe a "iniciativas políticas de calado" para que los vascos definan su futuro, pero sin precisar más detalles. Con un mensaje optimista, el lendakari añadió que el ciclo de la violencia etarra "se ha terminado para siempre en la sociedad vasca", aunque la banda terrorista, añadió, "pueda dar enormes y bárbaros disgustos".