Ir a contenido

Caen un etarra en Santander y los jefes de la 'kale borroka' en Álava

La policía arresta a Aritz Arginzoniz, huido tras el hallazgo de explosivos en un zulo de Amorebieta

Detenidos en Vitoria y Agurain los responsables de acciones de violencia callejera desde el 2004

MARGARITA BATALLAS / MADRID / AITOR UBARRETXENA / SANT SEBASTIÀ

Sin respiro. La policía detuvo ayer a un presunto etarra en Santander y a cuatro cabecillas de la kale borroka --vinculados a SEGI, rama juvenil de ETA-- en Álava. Con la detención de Aritz Arginzoniz, las fuerzas de seguridad españolas y francesas han apresado a 11 terroristas desde que ETA comunicó la ruptura del alto el fuego el pasado 5 de junio.

El Gobierno ha cumplido escrupulosamente su compromiso de ser implacable con la banda desde que decidió volver a las armas. Las fuerzas de seguridad han asestado duros golpes a la organización terrorista y han conseguido además evitar dos atentados al interceptar dos furgonetas --una en Ayamonte (Huelva) y otra en Francia--cargadas con más de 100 kilos de explosivos cada una.

CERCO AL JEFE DE ETA

Con estas operaciones, los cuerpos de seguridad van estrechando el cerco al jefe operativo de los terroristas, Mikel Garikoitz, Txeroki. La pasada semana fueron apresados en Francia dos de sus hombres de confianza, José Antonio Aranibar --encargado de las "acciones especiales" de ETA-- e Iker Beristain, que, junto a Lhier Rodríguez, formaba el aparato de falsificación de la banda terrorista, según la policía.

Ayer le tocó el turno al presunto dirigente de ETA Aritz Arginzoniz, que fue detenido en Santander. Arginzoniz huyó después de que la Ertzaintza localizara el 23 de diciembre pasado en Amorebieta (Vizcaya) un zulo con 60 kilos de explosivos y más material para cometer atentados después en Atxondo. Tras el hallazgo, también se dio a la fuga Saioa Sánchez, que ayer era buscada por la policía en Cantabria, ya que, junto a Arginzoniz, podría haber reconstruido el comando Vizcaya.

LA DETENCIÓN

Arginzoniz fue localizado ayer a las 13 horas en el muelle de la estación de autobuses de Santander. Llevaba una mochila que contenía una pistola con un cartucho en la recámara, un temporizador y documentación falsa. Testigos presenciales explicaron que el joven despertó las sospechas de los agentes por su "actitud".

El detenido no ofreció resistencia cuando la policía le pidió que se identificara y se limitó a reconocer su condición de miembro de la organización terrorista. Los agentes acordonaron la estación después de registrar la mochila y revisaron los vídeos de las cámaras de seguridad del servicio de vigilancia. A las 14.30 horas se reabrió la instalación.

Tras el arresto, la policía activó un plan para localizar a Saioa Sánchez Iturregi. Fuentes de la lucha antiterrorista desvelaron que se alojó hace unos días con Arginzoniz en un cámping de la localidad de Isla, ubicado entre la capital cántabra y Bilbao. Las fuentes también revelaron que el terrorista utilizaba el transporte público para moverse por Santander, aunque no pudieron precisar la fecha de su llegada a Cantabria.

'KALE BORROKA'

En la madrugada del lunes fueron arrestados Gorka Belasco, Koldo Moreno, Xabier Fernández de Gamarra y Urko Arroyo, considerados los cabecillas del terrorismo callejero en Álava. Los tres primeros fueron detenidos en Vitoria y el cuarto, en Agurain. Se les relaciona con SEGI, la rama juvenil de ETA, y están acusados de haber participado en más de 40 sabotajes en los últimos tres años. En sus domicilios se encontraron artefactos incendiarios y material para la elaboración. Según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, configuraban el "núcleo dinamizador" de la violencia callejera en la provincia.