Ronda de contactos

Rull asegura que no forzará un candidato a la investidura y que hay tiempo hasta el 25 de agosto

El presidente del Parlament da por hecho que ni Illa ni Puigdemont se postularan aún como presidenciables

Illa comunicará a Rull que necesita "más tiempo" para lograr la mayoría para la investidura

ERC y PSC chocan por el significado de la financiación "singular"

El presidente del Parlament, Josep Rull, en el hemiciclo

El presidente del Parlament, Josep Rull, en el hemiciclo / ZOWY VOETEN

Carlota Camps

Carlota Camps

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El presidente del Parlament, Josep Rull, ya da por hecho que ni el líder del PSC, Salvador Illa, ni el de Junts, Carles Puigdemont, quieren presentarse aún a la investidura. Justo antes de empezar la ronda de contactos con los grupos parlamentarios esta misma mañana, en una entrevista en La 2 y Radio 4, Rull ha defendido que no forzará a ninguno de los dos dirigentes a postularse si no quieren dar aún el paso y ha recordado que hay tiempo hasta el 25 de agosto para intentar escoger el nuevo president de la Generalitat, antes de que se convoque automáticamente la repetición electoral.

"No puedo forzar a nadie a presentar candidatura", ha afirmado el posconvergente, después de que Illa sostuviera este lunes que necesita "más tiempo" para lograr la mayoría para la investidura y que anunciara que así se lo comunicaría al presidente de la Cámara en la reunión de este miércoles. Puigdemont aún no se ha pronunciado en público, pero el secretario general de su partido, Jordi Turull, ya dio por hecho la semana pasada que tampoco daría el paso si no tenía amarrados los apoyos necesarios para superar el debate.

Sin embargo, Rull ha querido ser "respetuoso" con los tempos y no avanzar escenarios, a la espera de que este martes empiecen a desfilar por su despacho los presidentes de los grupos de Comuns, Vox, PP, CUP y Aliança Catalana y de que el miércoles lo hagan los de Junts, PSC y ERC. Si finalmente ningún dirigente está dispuesto a postularse, como se prevé, Rull ya ha apuntado que se acogerá al "acto equivalente" a un intento fallido, un mecanismo que activaría la cuenta atrás de la repetición electoral sin necesidad de celebrar un debate de investidura.

En este caso, el dirigente de Junts también ha dado por sentado que Puigdemont no se desplazaría al Parlament. El expresident se comprometió a regresar a Catalunya para asistir al primer pleno de investidura, pero no lo haría en caso de celebrarse un acto equivalente, que tendría lugar también el 25 de junio.

Crítica del Govern

La decisión de Rull no ha sentado bien al Govern en funciones de Pere Aragonès. La portavoz del Ejecutivo catalán, Patrícia Plaja, ha considerado que es una "anomalía" que ningún de los dos candidatos que cuentan con más votos, Salvador Illa y Carles Puigdemont, den le paso de presentarse a la investidura. Su tesis es que, aunque no tenga aún los apoyos necesarios, deberían presentar ante el Parlament el "proyecto" por el que quieren ser presidentes.

La posición del Govern es destacada ya que, normalmente, Plaja evita inmiscuirse en los asuntos del Parlament con el argumento de que el poder ejecutivo -la Generalitat- no debe entrometerse en el legislativo. Este martes no ha sido así. Además, ha sacado de pecho de que el president Aragonès, hace tres años, se presentó al primer debate de investidura aunque no tenía los apoyos garantizados. El president y Rull se reunirán el jueves en el Palau de la Generalitat.

El voto de Puig y Puigdemont

Por otro lado, el nuevo jefe del Parlament ha anunciado que tratará de buscar la "máxima cobertura jurídica" para garantizar el voto de los diputados que se encuentran fuera de España por su situación judicial -Puigdemont, Lluís Puig o Ruben Wagensberg-, tras el veto del TC al pronunciamiento telemático, y ha apuntado a una "modificación" del reglamento del Parlament. Antes de la convocatoria anticipada de elecciones, la Cámara ya estaba trabajando en un texto a propuesta de ERC y la CUP, que los posconvergentes evitaron tramitar por la vía de urgencia por divergencias en el contenido.