Entrevista

Francesc Juzgado: “Con el nuevo gobierno de Parets tratamos de recuperar el tiempo perdido por el anterior ejecutivo”

  • El alcalde de Parets del Vallès retomó las riendas del gobierno local hace dos meses gracias a una moción de censura y ahora le toca lidiar con las consecuencias de la pandemia

  • El primer edil califica la muerte del alpinista y exalcalde Sergi Mingote como "una gran pérdida para la ciudad" y reconoce que todavía no termina de creerse la tragedia

Entrevista al alcalde de Parets del Vallès, Francesc Juzgado / Marina Rodríguez

Se lee en minutos

Joan Salicrú / Àlex Rebollo

Tras 19 meses al frente de la oposición, Francesc Juzgado (Barcelona, 1956) regresó a la alcaldía de Parets del Vallès (Vallès Oriental) el pasado 27 de enero de 2021 a través de una moción de censura presentada junto a su actual socio, Sumem Esquerres. Juzgado recuperó así el cargo que ya ostentó entre junio de 2018, cuando relevó al carismático alpinista Sergi Mingote, y junio de 2019, momento en el que Jordi Seguer (ARA Parets ERC) fue nombrado alcalde tras las municipales de 2019. Transcurridos casi dos meses de esta nueva etapa, a Francesc Juzgado ahora le toca lidiar con las consecuencias económicas y sociales que ha dejado y sigue dejando la pandemia del covid-19.

Pregunta (P). Después de tanto tiempo fuera, ¿Qué pensó el día que llegó de nuevo al despacho?

Respuesta (R). Fue un poco movido porque fue inmediatamente después del pleno de la moción y de la toma de posesión del cargo de alcalde. La sensación en ese momento es la de que se hacía realidad lo que los resultados de las elecciones del 2019 reflejaron: que somos los ganadores y que regresaba al despacho de alcaldía en representación del PSC, pero para sacar adelante nuestros proyectos.

(P). ¿Qué cambió entre el resultado de las elecciones y que ahora usted haya podido ser investido de nuevo?

(R). Supongo que el hecho de que el ‘Govern Plural’, esta coalición que se generó en 2019 para echar del gobierno al PSC, no era viable, o no llegaban a un buen entendimiento entre ellos.

"La sensación era de que, durante estos 19 meses, había más de un gobierno en Parets", Francesc Juzgado

(P). Ha sido un poco rocambolesco todo: usted alcalde, un pacto para echarle, ahora vuelve gracias a uno de los integrantes de ese pacto…

(R). En 2019 ya intentamos que no se produjera este cambio con la misma fuerza política con la que ahora formamos coalición [Sumem Esquerres]. En ese momento, este grupo apostó por ese ‘cambio’ que promovían y que pasaba por desalojarnos del gobierno a pesar de haber ganado en votos y concejales. Con Sumem tenemos mucho en común y el tiempo de convivencia con las otras fuerzas [ARA Parets ERC y Parets per la República] les ha hecho darse cuenta de que era más posible sacar adelante su proyecto con nosotros.

(P). Para rebajar las tensiones con la oposición, díganos algo que hayan hecho bien sus predecesores.

(R). Que quede claro que yo no critico a mis predecesores por cosas que hayan hecho mal, porque el PSC no somos los que hemos propiciado el cambio, en cualquier caso, nos hemos unido a él. No quiero que parezca que estoy criticando o señalando una mala gestión, simplemente diría que era difícil. Sin embargo, respecto a estos casi dos meses que llevamos de gobierno, la diferencia es que ahora se ve que hay ‘un gobierno’, uno, mientras que la sensación de los que estábamos en la oposición y de la ciudadanía es que, durante estos 19 meses, había más de un gobierno.

(P). Pero, ¿Se ha avanzado en algún proyecto?

(R). Como ciudad se estaba perdiendo el tiempo. Se ha visto una forma de gobernar de titulares, de mucha noticia, pero que detrás no había lo que se prometía. Evidentemente que no se ha detenido, pero ha habido muchas carencias en materia de limpieza viaria, por ejemplo. Se han adelantado algunos proyectos, pero lo que vemos es que ahora estamos sacando adelante iniciativas que ya dejamos encarriladas antes de dejar de gobernar en 2019, como la rehabilitación de las calles Ferrer i Guàrdia i Aurora, o la rehabilitación de la plaça Espanya. No me toca valorar positivos, porque seguro que ha habido cosas, pero si tengo que poner una balanza… prima más la pérdida de tiempo que ha habido que no aspectos positivos.

Francesc Juzgado, alcalde de Paret del Vallès.

/ Marina Rodríguez

(P). Usted fue alcalde antes del covid-19 y vuelve al cargo prácticamente transcurrido un año del inicio de la pandemia. ¿Qué es lo más urgente que el nuevo gobierno de Parets ha querido hacer tras retomar las riendas del Ayuntamiento?

(R). Tras formar el nuevo gobierno, lo primero que marcamos era que necesitábamos unos presupuestos, ya que se había terminado el año 2020 sin unos presupuestos aprobados. Los llevamos este mes de marzo a aprobarlos. Es importantísimo porque hemos estado trabajando con un presupuesto prorrogado y eso implica trabajar con unas partidas diseñadas para el 2020. Para las dos fuerzas de gobierno las prioridades han cambiado y están en tratar los efectos del covid-19, incluidos en el presupuesto de 2021, y en la reactivación económica y social. También en el tema de la limpieza, en el que hemos apostado desde el inicio y, por ejemplo, adquiriremos una nueva baldeadora para poder desinfectar en espacios públicos como el CAP o escuelas.

(P). Y de cara a la reactivación económica. ¿Qué es lo que han planteando?

(R).Desde la oposición ya pedíamos una partida económica para destinar ayudas directas al tejido económico local, como los comercios, bares y restaurantes olos centros de estética, uno de los colectivos que más ha sufrido el cierre por la pandemia. Ahora hemos reservado una partida para destinar ayudas directas a estos colectivos. Aquí hay que añadir la inversión extra en limpieza y desinfección y otras actuaciones derivadas de la pandemia que ascienden a unos 400.000 euros.

(P). En general, en un contexto tan adverso, una situación tan extraña y difícil de gestionar. ¿Cómo se siente un Ayuntamiento como el de Parets respecto a la ayuda de las demás administraciones?

(R). Los ayuntamientos sentimos que somos el ente donde las demás administraciones descargan parte de sus funciones o cuentan que nosotros actuemos como ejecutores de estas. Un ayuntamiento es la primera administración a la que los ciudadanos llaman a la puerta y a veces nos sentimos acompañados, pero a veces nos sentimos poco respaldados. Respecto a cómo gestionar la vuelta de los alumnos a las aulas, cómo gestionar los mercadillos, la actividad cultural… son temas que a veces no quedan claros y nos llevan a los ciudadanos a entrar en un debate de contradicciones.

(P). Recientemente, una treintena de vecinos de Parets se han visto afectados por el posible cierre de la planta Bosch en Lliçà. ¿Teme que este cierre pueda ser un síntoma de la desaceleración industrial en la comarca?

(R). Primeramente, lamentamos y estamos del lado de las familias desde el primer minuto en el que se conoció esta mala noticia. Nos reunimos con el presidente del comité de trabajadores después de que nos lo pidiera para apoyarles. Nos pidieron también actuaciones para visualizar el problema y tratar de llegar a un consenso entre fuerzas políticas a nivel local y es lo que hemos hecho. Nuestro deseo, claro está, es que la empresa se siente a negociar con los trabajadores y que se pueda evitar el cierre o alargarlo en el tiempo y que no sea inmediato. Es complicado… tras hablar con el alcalde de Lliçà, parece ser que la empresa lo tiene muy claro y que quiere seguir con el cierre.

También es cierto que no todo ha sido negativo en la comarca. Hay nuevas implementaciones de empresas en los municipios y ahora habrá que buscar un equilibrio. Es cierto que para estos 336 empleados es muy malo, así como para proveedores y otras empresas implicadas. Al final se ven afectados cerca de 1.000 trabajadores. Sería peor si, además, a nivel comarcal se estuviera perdiendo peso empresarial y puestos de trabajo, que se están generando, lo que implica una pequeña esperanza para, en un fututo, poder reubicar a estos trabajadores que desgraciadamente quedarán en paro.

(P). También en relación con las consecuencias de la pandemia, ¿Hay esperanzas en que Parets participe de los fondos Next Generation?

(R). Estamos viendo juntamente con los municipios de la comarca cómo podemos participar, porque dependiendo del número de habitantes del municipio tienes mayores dificultades para presentar proyectos. Creemos en la posibilidad de presentar iniciativas supramunicipales donde también podamos aprovechar y recibir parte de estos fondos. Hay esperanzas.

(P). La actividad cultural parece haberse recuperado durante los últimos meses.

Podemos hacer actividades, pero solo en lugares muy concretos y los estamos centralizando en las iniciativas presenciales de Can Rajoler y también de forma digital. Por ejemplo, ahora estamos preparando un Sant Jordi donde, de forma virtual, recrearemos las paradas y floristerías del municipio de modo que puedan funcionar como un mercado físico, donde el ciudadano pueda adquirir su libro o rosa. También nos adaptaremos dependiendo de cuáles sean las directrices del PROCICAT. Nuestra voluntad sería poder hacerlo presencial, no al nivel de otros años, pero sí que pudiera haber paradas de libreros y floristas. En las demás actividades, estamos haciendo lo máximo que podemos y nos marcamos también una prioridad: incluir a los grupos y artistas locales que tenemos para potenciar así esta reactivación del sector.

"Con el tiempo que llevan en prisión, tendrían disponer ya de libertad", Francesc Juzgado

(P). En 2019, en declaraciones a este diario, afirmó que lamentaba la situación de encarcelamiento de Jordi Turull, vecino de Parets, y de los demás encarcelados. Esto fue antes de que se dictara la ‘sentencia del Procés’. ¿Lamenta también ahora la situación de Turull y los demás presos? ¿Se ha reunido con Jordi Turull cuando este ha podido salir de prisión?

(R). No, no nos hemos visto personalmente, pero, si antes lo lamentaba, ahora todavía lo lamento un poco más porque ha pasado más tiempo y sigue encarcelado. Es un vecino del municipio, creo que tocaría que todas estas personas, pero sobretodo también en el caso de Jordi Turull, pudiesen estar ya en libertad.

(P). ¿Cree que viven una situación injusta?

(R). No sé si es justa o injusta, no quiero valorar la sentencia, lo que creo es que, con el tiempo que llevan en prisión, tendrían disponer ya de libertad.

(P). De hecho, ustedes tienen el lazo amarillo colgado en la fachada del Ayuntamiento, ¿Lo mantiene para buscar un punto de consenso como alcalde respecto a las distintas sensibilidades que pueda haber en el municipio?

(R). Es un sentimiento, un pensamiento y una acción que ya mantenía anteriormente. Sí que es verdad que estas situaciones, cuando a parte de humanitarias se quieren hacer partidistas, se complican un poco más… pero para nosotros el tema del lazo es un apoyo para Jordi Turull y su familia. Además, desde el mundo local nos debemos a todos nuestros vecinos y hay quienes piensan de un modo y hay quienes piensan de otro y nosotros tenemos que hacer por satisfacer y mejorar la vida de los ciudadanos.

Francesc Juzgado, alcalde de Paret del Vallès.

/ Marina Rodríguez

(P). Algunos grupos le han acusado de hacer populismo tras anunciar que no tendría sueldo.

(R). Cuando hablo de sueldo me refiero a no estar dado de alta en la seguridad social y, por tanto, no suspender mi pensión de jubilación. Dicho esto, puedo tener la posibilidad de recibir unas asignaciones por asistencia a órganos colegiados, como pueden ser las juntas de gobierno o como puede ser la asistencia a un pleno o a una comisión informativa. Dentro de esta opción, valoré qué le podría costar menos al municipio. Si me doy de alta a la seguridad social con una dedicación del cien por cien, teniendo en cuenta la referencia de mi anterior etapa, la suma entre el sueldo y el coste de empresa para la seguridad social estaba alrededor de los 75 o 77 mil euros al año y, al cobrar por asistencias, ahora recibiré alrededor de unos 22 mil euros. Es un ahorro para el Ayuntamiento que podemos destinar a otras cuestiones.

(P). ¿Renunciar al sueldo no contribuye a generar un mensaje a favor de desprofesionalizar la política?

(R). Es una situación personal, no una decisión política, al contrario, yo no trabajo gratis y no creo que ningún alcalde ni cargo electo con dedicación deba hacerlo. De hecho, pienso que, a veces, el sueldo que percibe el alcalde en municipios como el nuestro, o incluso más grandes, no está al nivel de la responsabilidad que conlleva. Aparte, también hemos aprobado rebajar los sueldos y devolverlos a las cifras del inicio de la legislatura. Para la dedicación completa es de 51.500, este año estábamos por encima de 53.000 euros, y los hemos congelado hasta final de mandato.

(P). Justo antes de acceder al cargo tuvo lugar la muerte del exalcalde y alpinista paretano Sergi Mingote. ¿Cuáles son las lecciones más preciadas que Mingote le ha dejado a usted y a la ciudad? ¿Qué se hará para homenajearle?

Te puede interesar

(R). A nivel personal, pero también de mucha gente, es una gran pérdida. Hay momentos en los que todavía no asumo esta realidad. A veces, cuando paseo por el pueblo, aún espero encontrármelo y pienso que ojalá las últimas palabras que cruzamos por WhatsApp hubieran sido realidad: “Que ganas de que vuelvas y abrazarnos”. Nosotros tenemos pensado realizar algún homenaje en su memoria, más allá del acto que ya se hizo, como, por ejemplo, propondremos a las demás fuerzas entregar la medalla de la Vila aunque sea en sentido póstumo y, como a nivel popular era muy querido, ha habido propuestas vecinales para poner el nombre de Sergi Mingote a alguna calle o a algún parque. Son propuestas que tenemos en mente y estamos valorando para, consensuándolo con las familias y las fuerzas políticas, realizar algo en su memoria.

Más noticias de Parets en la edición local de EL PERIÓDICO